4 Formas de prevenir y combatir un aneurisma

Salud 4334 Visitas

Un aneurisma es una protuberancia en la pared de un vaso sanguíneo causada por el debilitamiento de las paredes del vaso. Los aneurismas pueden ocurrir en cualquier vaso sanguíneo, pero los más peligrosos son aquellos que se forman en la aorta o en las arterias del cerebro, porque las rupturas pueden conducir a la muerte hasta en la mitad de los casos en que ocurren. A menudo, los aneurismas son difíciles de detectar hasta que sucede la ruptura, e igualmente difíciles de prevenir; sin embargo, hay algunas medidas que puedes tomar para ayudarte a evitarlos o prevenir la ruptura, si se detecta. Lee el paso 1 para tener mayor información.

Método 1 –  Pasa por el doctor

Conoce tus antecedentes familiares. Si al menos dos miembros de tu familia han tenido aneurismas ya sea recientemente o en el pasado, debes realizarte un chequeo ante la posibilidad de que desarrolles uno. Normalmente, los médicos recomiendan dichos chequeos cada 5 años.

La gran mayoría de aneurismas se detecta después del hecho, cuando ya se convierten en emergencias médicas o cuando se realiza imaginería del cerebro para otros propósitos. La mayoría de médicos rechaza los exámenes y búsquedas de aneurismas sin ruptura, a menos que hayas presentado alguno de los síntomas o que encajes con el perfil de un aneurisma.

Reconoce los síntomas de un aneurisma. Si experimentas dolor ocular, específicamente un dolor detrás del ojo, así como visión borrosa y parálisis facial, necesitas consultar con tu médico inmediatamente y solicitarle que te realice un examen y una resonancia.

Aprende los diferentes tipos de resonancias. Tu médico puede indicarte una gran cantidad de posibilidades técnicas para que eso te ayude a estar un tanto informado antes de quedarte atrapado en su oficina y verte sujeto a pruebas posiblemente costosas que no quieras que te realicen. Por lo general, las resonancias que se realizan incluirán:

Tomografía computarizada (TC). Es un tipo especial de radiografía que por lo general se usa para detectar la hemorragia. El escáner produce secciones como cortes del cerebro para examinarlo, y también podría involucrar las inyecciones de un líquido que iluminará la sangre en las imágenes.

Imagen por resonancia magnética (IRM). Por lo general, una IRM emplea una combinación de ondas de radio que interactúan dentro del campo magnético para producir una versión detallada en 2D o 3D de tu cerebro. También se puede inyectar un líquido para mejorar la imagen.

Análisis del líquido cefalorraquídeo. También conocido como “punción raquídea”, se usa en casos en los que experimentas una hemorragia que no aparece en otra resonancia. A pesar de tener un nombre común espantoso, la mayoría de los pacientes no experimenta mucha molestia durante o después del examen.

Angiografía cerebral. Durante este examen, se introduce un catéter delgado cerca del ingle y se desplaza través de las arterias hasta el cerebro para inyectar un contraste, que se usa para rastrear el flujo sanguíneo y revisar la hemorragia. Éste es el examen más invasivo, sólo se usa cuando los otros no revelan nada.

Consulta con un especialista. Si tu médico nota algo en la resonancia o si te preocupa la posibilidad de tener un aneurisma, probablemente serás enviado con un especialista. Si encajas en el perfil de riesgo o has presentado cualquiera de los síntomas de aneurisma, consulta sobre los exámenes con un neurocirujano o neurólogo para obtener mayor información. Es posible que se requieran exámenes y resonancias adicionales, también tendrás que conseguir información específica de un experto en la materia.

 chequeo aneurisma

Método 2 – Dieta rica en frutas

Consumir frutas y verduras es una excelente ayuda para una mejor salud del corazón y prevenir ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, empiezan a descubrirse nuevos beneficios de su consumo.

Una investigación realizada en una muestra de 80.000 personas en Suecia demostró que el hábito de consumirlas también contribuye a la reducción del riesgo de un aneurisma.

Los niveles de antioxidantes de las frutas podrían reducir la inflamación en las paredes de la aorta y con eso baja el riesgo de aneurisma.

No obstante, la investigación concluye que el consumo de frutas se asocia aún más con la prevención de un aneurisma poco común, pero muy agresivo: el aneurisma aórtico abdominal, el cual se forma en la parte de la arteria aorta que pasa por el área del abdomen.

El efecto preventivo es aún mayor si se consumen frambuesas, moras, fresas, arándanos y uvas.

¿Cómo se llegó a estas conclusiones?

Los investigadores, del Instituto de Medicina Ambiental del Instituto Karolinska, en Suecia, analizaron los datos de más de 80.000 personas con edades entre los 46 y los 84 años. A todos los participantes se les dio seguimiento durante 13 años. En ese periodo, casi 1.100 sufrieron un aneurisma aórtico abdominal. De ellos, 222 llegaron a reventar.

El estudio, publicado en la revista Circulation , determinó que quienes comían más de dos porciones de fruta al día (sin contar el jugo) tenían un riesgo un 25% más bajo de la afección, y 43% menos de probabilidades en comparación con quienes comían menos de una porción de fruta por jornada.

Las personas que sí comían dos porciones de fruta al día tenían un riesgo un 31% más bajo de sufrir esta afección y un riesgo del 39% más bajo de ruptura respecto a quienes excluían la fruta de su dieta.

Los científicos estiman que esto se debe a que los antioxidantes de las frutas podrían proteger contra el aneurisma aórtico abdominal al reducir la inflamación.

El estudio no halló una relación de las verduras con la reducción de este padecimiento, posiblemente por una menor presencia de antioxidantes en esos alimentos. Sin embargo, los investigadores destacan que otros estudios han evidenciado la importancia de las verduras para la salud del corazón.

 412_79224_4445248_16689

Método 3 – Vive una vida sana

Deja de fumar. Además de incrementar el riesgo de desarrollar enfisema y cáncer de pulmón, fumar también incrementa tus probabilidades de desarrollar un aneurisma. Es probable que necesites la ayuda de tu médico para encontrar el programa adecuado para dejar de fumar.

También evita exponerte a fumar pasivamente. Si encajas en el perfil de riesgo, evita los espacios interiores donde se permita fumar.

Modera tu consumo de alcohol. También beber mucho alcohol puede debilitar las paredes de los vasos sanguíneos e incrementar las posibilidades de desarrollar un aneurisma. Si presentas otros problemas asociados a beber excesivamente, es probable que debas dejarlo totalmente.

Usa los medicamentos correctamente. Abusar de los medicamentos, con o sin receta médica, puede causar la inflamación de los vasos sanguíneos y la formación de aneurismas. Los que usan cocaína y anfetaminas de manera habitual son particularmente susceptibles a desarrollar aneurismas cerebrales.

Ejercítate regularmente. Mantén una buena salud cardiovascular y realiza un entrenamiento de resistencia ligero para mantener un peso corporal y psiquis saludable. Ejercitarte al menos 30 minutos cada día te ayudará a evitar los aneurismas o prevenir la ruptura. Tu médico puede recomendar ejercicios apropiados para ti si quieres iniciar ya. No tienes que darlo todo, si quieres empezar a entrenarte, trata con lo siguiente:

Estiramientos ligeros en la mañana antes del desayuno. Con sólo realizar ejercicios de calistenia por 15 o 20 minutos cada mañana te pondrás en movimiento y puede ser una buena preparación para estimular otras actividades.

Series pequeñas de abdominales y sentadillas. No tienes que iniciar con levantar mucho peso muerto o correr maratones. Realiza series de 20 abdominales con 10 sentadillas para empezar y mejorar gradualmente.

Revisa algunos videos de ejercicios en línea o en tu biblioteca local para algunas instrucciones guiadas o consulta con tu doctor para otras posibilidades.

Monitorea tu salud general. Algunos factores claves para evitar aneurismas o prevenir la ruptura incluyen el monitoreo de tu peso, del colesterol, de la glucosa en la sangre y del nivel de presión arterial. Programar visitas regulares con tu doctor y estar al tanto de tu salud es la mejor manera de evitar aneurismas en general.

 vida sana

Método 4 –  Controla el estrés

Aprende a reconocer los factores desencadenantes del estrés en tu vida. Tomar medidas para controlar tu nivel de estrés puede ayudarte a evitar el desarrollo de un aneurisma o, literalmente, “que un vaso sanguíneo estalle”. Si quieres disminuir el estrés en tu vida, aprende a reconocer lo que te causa el estrés y que puedes mejorar. Puede que te estrese lo siguiente:

  •        Problemas de pareja
  •        Trabajo
  •        Compromisos familiares
  •        Problemas financieros
  •        Otros traumas

Deja de trabajar. Te mereces un descanso, especialmente si te preocupa tu salud. Discute la posibilidad de dejar de trabajar por un tiempo breve para descansar y eliminar algo del estrés que afecta tu vida. Olvídate de tus preocupaciones por un tiempo para regresar revitalizado y descansado. Vete de vacaciones, visita a la familia, haz algo que te relaje.

Si tu trabajo es una fuente constante de inquietud y estrés en tu vida, podrías considerar cambiar de trabajo, transferirte o encontrar una nueva línea de trabajo en general.

Participa en pasatiempos relajantes y saludables. No tienes que iniciar con la construcción de barcos dentro de botellas para calmarte. Encuentra algo que te entusiasme y te distraiga del estrés en tu vida. ¿Quieres jugar paintball? Sal e inténtalo. Haz algo que sea divertido, algo que ejercite tu mente y cuerpo. Prueba lo siguiente:

  •        Disfrutar de juegos como el póker o ajedrez
  •        Realizar actividades al aire libre como caminatas, montar bicicleta o nadar
  •        Leer más
  •        Elegir un instrumento o renovar el interés por uno que hayas aprendido en el pasado
  •        Tomar una clase o lecciones

juegos-de-mesa

Considera la meditación. Los estudios han demostrado que todas las poblaciones más antiguas del mundo tienen algo en común: todos participan de actividades reconfortantes y tranquilas que implican no hablar cada día. Muchas de las personas perfectamente normales disfrutan la relajación que conlleva la meditación y no tienes que ser un maestro de yoga para experimentar sus beneficios.

Simplemente sentarte tranquilo dentro de un lugar o al aire libre por 20 o 30 minutos cada día puede reducir drásticamente el estrés. Observa la puesta del sol o el amanecer cada día como una forma de relajarte y centrarte.

 Recomendación

Algunos médicos recomiendan que los pacientes con riesgo de desarrollar aneurismas o su ruptura tomen dosis bajas de aspirina para evitar la acumulación de placa arterial que pueden debilitar las paredes de los vasos sanguíneos. Consulta con tu médico para determinar si este tratamiento es apropiado para ti.

 Conclusiones

Los aneurismas grandes sin ruptura pueden producir dolor detrás de un ojo, pupilas dilatadas, párpados caídos, visión doble o borrosa, o adormecimiento o parálisis de un lado de la cara.

El síntoma más frecuente de ruptura de un aneurisma cerebral es un dolor de cabeza intenso y repentino. Otros síntomas incluyen ataques, náuseas, vómitos, sensibilidad a la luz, problemas de visión, confusión o pérdida de la conciencia.

En algunos casos, la ruptura está precedida por un sangrado que produce un dolor de cabeza súbito e intenso. Llama a emergencias al instante, si tú o alguien más experimentan dolores de cabeza intensos, ataques o pérdida de la conciencia.

Compartir

Comentarios