7 Consejos para mantener una vagina limpia y saludable

Salud 25781 Visitas

Todos conocemos consejos y trucos para tener un cabello y una piel saludable, pero… ¿qué hay acerca de tener una vagina saludable? A la mayoría de las mujeres se les enseña desde temprano a limpiarse diariamente con un jabón fuerte o usar aerosoles de higiene femenina, pero en realidad esto puede hacer más daño que bien. Saber la manera correcta para estar limpia, como escoger alimentos que incrementarán tu salud e incluso ejercitar tu vagina, te ayudará a mantener tu vagina en la mejor forma, según explica la Dra. Suzy Elneil, de University College Hospital de Londres.

 

1. Secreciones vaginales

Es normal que la vagina tenga secreciones claras o blancas. Este flujo se produce naturalmente en el cuello de la matriz, conocida como el cuello del útero.

“El flujo vaginal no es siempre una mala señal. Existe el mito de que el flujo copioso claro o blanco se asocia con infecciones de transmisión sexual. Los cambios en la cantidad de flujo pueden ser 100% hormonales, relacionados con el ciclo menstrual, el embarazo o la menopausia“, explica el Dr. Elneil.

La vagina contiene más bacterias que cualquier otra parte del cuerpo de una mujer, después del intestino. El flujo normal no tiene olor o color fuerte, no debe generar dolor ni picazón.

Si se experimenta algún cambio de este tipo, se recomienda visitar al ginecólogo.

 

2. Bacterias en la vagina

La vagina contiene muchas bacterias que están ahí por una razón.

Las buenas bacterias en el interior de la vagina:

  • Proporcionan “superioridad numérica”: superan en número a otras bacterias potencialmente dañinas que pueden entrar en la vagina
  • Ayudan a mantener el equilibrio del pH de la vagina (el grado de acidez de la vagina), lo que ayuda a mantener el equilibrio de las bacterias saludables
  • Pueden producir bacteriocinas (antibióticos de origen natural) para reducir o matar a otras bacterias
  • Producen una sustancia que detiene la invasión de bacterias

Si el equilibrio de las bacterias se altera, esto puede conducir a la infección y la inflamación. Las bacterias llamadas lactobacilos ayudan a mantener el equilibrio del pH de la vagina en su nivel normal bajo (menos de pH 4,5). Si el pH de la vagina aumenta, otras bacterias pueden multiplicarse. Esto puede resultar en infecciones como vaginosis bacterial, que puede causar picazón, irritación y secreción anormal.

 

3. Higiene de la vagina

Se aconseja evitar los jabones perfumados, los geles y los antisépticos ya que pueden afectar el equilibrio saludable de las bacterias y los niveles de pH de la vagina.

Se recomienda usar jabones sin perfume para lavar el área alrededor de la vagina (vulva) con cuidado todos los días. La vagina se limpiará interiormente con las secreciones vaginales naturales.

“Durante su período, el lavado de más de una vez al día puede ser útil. Una buena higiene perineal es necesaria, lave la zona al menos una vez al día con sus rutinas de baño normales“, dice el Dr. Elneil.

 

4. Duchas

Algunas mujeres usan una ducha para “limpiar” su vagina, pero esta puede interrumpir las bacterias vaginales normales por lo que no se recomienda su uso.

“No puedo pensar en una circunstancia en que las duchas vaginales sean útiles, porque lo único que hacen es lavar todo lo que está en la vagina, incluyendo todas las bacterias sanas“, explica el profesor Lamont.

 

5. Toallitas perfumadas y desodorantes vaginales

Estos productos perfumados pueden alterar el equilibrio de la vagina. “Si la naturaleza hubiera tenido la intención de que la vagina huela a rosas o lavanda, lo habría hecho“, dice el profesor Lamont.

El lavado con agua y un jabón común debería ser todo lo que se necesita para mantener su vagina saludable. Es normal que la vagina tenga olor. “El olor vaginal puede cambiar en diferentes momentos del ciclo reproductivo y no debe ser considerado siempre como un signo de infección o enfermedad“, explica el Dr. Elneil.

La causa más común del flujo vaginal anormal es la vaginosis bacteriana, que puede causar un olor desagradable. Se trata fácilmente con antibióticos.

 

6. Sexo seguro

Algunas bacterias y virus pueden entrar en la vagina durante las relaciones sexuales. Estos incluyen microorganismos que causan la clamidia, la gonorrea, el herpes genital, las verrugas genitales, la sífilis y el HIV.

Se puede proteger a la vagina contra estas infecciones mediante el uso de un condón.

 

7. Examen del cuello uterino

Todas las mujeres de entre 25 y 64 años pueden realizarse un cribado cervical para detectar de forma temprana cambios anormales en el cuello del útero.

 

Advertencias

  • Si contraes una ETS, trátala lo antes posible. Las enfermedades de transmisión sexual que no se tratan pueden causar problemas graves en el futuro.
  • Si sufres de un sangrado vaginal inusual (pequeñas cantidades de sangre entre tus periodos, sangrado una vez a la semana o mojar una toalla sanitaria por hora en el transcurso de varias horas), ve a tu médico. Es posible que sufras de una serie de enfermedades o condiciones.
  • Si tienes problemas persistentes con el olor vaginal (especialmente un olor como el pescado), consulta con tu médico, podría ser vaginitis.
Compartir

Comentarios