Aprende cómo saber si tus alimentos tienen transgénicos

Nutrición 1412 Visitas

Los transgénicos entran en nuestra cadena alimentaria por una puerta falsa, sin hacer ruido y, por supuesto, sin dar información al consumidor. Lo logran gracias a un etiquetado que no busca dar opciones al consumidor para escoger y poder desechar los alimentos transgénicos o que contengan transgénicos de la cesta de su compra.

Los esfuerzos de los grandes grupos de presión por ocultar esa información al consumidor son más evidentes en el primer país productor de transgénicos del mundo: Estados Unidos. En el gigante norteamericano, que concentra el 40 por ciento de los cultivos transgénicos del mundo, no es obligatorio etiquetar los alimentos que lleven componentes modificados genéticamente.

Guía de transgénicos y consumo responsable, un instrumento para saber qué llevamos a nuestra mesa.

Para saber qué puede haber en tu comida, es preciso leer las etiquetas de los alimentos industrializados. Si los productos contienen alguno de los siguientes ingredientes, es altamente probable que contengan transgénicos:

Soya: en forma de harina, proteína, aceites y grasas (a menudo se “esconden” detrás del concepto de aceites o grasas vegetales), emulgentes (lecitina-E322), mono y diglicéridos de ácidos grasos (E471) y ácidos grasos. La mayor parte de la soya que se encuentra en el mercado (excepto la certificada como orgánica) es transgénica.

Maíz: en forma de harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, maltodextrina, isomaltosa, sorbitol (E420), caramelo (E150). Estos insumos están hechos con variedades de maíz amarillo, procedentes de EUA, donde los cultivos de maíz son transgénicos o se han contaminado con transgenes.

Algodón: en forma de aceite proveniente de semillas.

Canola: en forma de aceite.

Estos ingredientes o sus derivados son usados en dos de cada tres productos a la venta en los supermercados, tales como panes, alimentos infantiles, cervezas, dulces, caramelos, chicles, refrescos, embutidos, botanas, bebidas, leche en polvo, chocolate en polvo, confitería, margarinas, alimentos preparados, jugos, mermeladas y alimentos para animales, entre muchos otros.

soja-trans

Es importante aclarar que no todos los productos que usan estos ingredientes son transgénicos, por lo que es importante distinguir entre las compañías que tienen una política clara para NO usar estos ingredientes transgénicos y las compañías que no están dispuestas a brindar información sobre su uso o comprometerse a NO usarlos; para lo cual la Guía de transgénicos y consumo responsable de Greenpeace es una útil herramienta.

Fuente: Greenpeace.org

Compartir

Comentarios