Asombrate con estos 6 maravillosos beneficios que obtienes al consumir jugo de tomate…

Curiosidades 362 Visitas

El tomate es una de las hortalizas más consumidas en todo el mundo, no solo por su versatilidad en la cocina, sino por su sabor y múltiples propiedades nutricionales.

Se caracteriza por su particular color rojo y forma redonda, pero también por el toque especial que suele darle a los guisos, sopas y demás recetas.

Durante siglos ha hecho parte de cientos de culturas de todo el mundo y, en la actualidad, es uno de los complementos imprescindibles en cualquier dieta.

De hecho, en los últimos años se ha hecho bastante popular el consumo de su jugo natural, dado que representa una forma especial y saludable de aprovechar al máximo sus nutrientes.

6 maravillosos beneficios que brinda cuando se ingiere de forma habitual.

    

1. Protege la salud cardiovascular

Por su alta concentración de sustancias antioxidantes, entre los que se destaca el licopeno, está demostrado que el jugo de tomate natural ayuda a proteger la salud cardiovascular.

Estas sustancias, además de sus minerales esenciales, promueven la limpieza de las arterias y facilitan el control de la presión arterial alta y el colesterol.

Esto quiere decir que, a largo plazo, ingerir esta bebida puede reducir el riesgo de ataques cardiovasculares, insuficiencia y afecciones inflamatorias que comprometen el corazón.

2. Ayuda a desintoxicar el cuerpo

Las propiedades depurativas del zumo de tomate se pueden aprovechar como complemento para estimular la eliminación de toxinas retenidas en el cuerpo.

Sus antioxidantes disminuyen los efectos negativos de los radicales libres en los órganos excretores y, de este modo, promueven la limpieza correcta de la sangre.

3. Mejora la digestión

El jugo de tomate contiene una cantidad interesante de fibra, nutriente esencial para una óptima digestión de los alimentos.

Esta propiedad, además de sus aportes de agua, ayuda a vencer problemas como el estreñimiento crónico y la inflamación intestinal.

Por otro lado, su ingesta favorece el proceso de absorción de los nutrientes y ayuda a regular la producción de jugos ácidos.

4. Fortalece el sistema inmunitario

Al comenzar cada día con un vaso de jugo de tomate se le brinda un plus de nutrientes al sistema inmunitario, que aumenta su respuesta frente a los agentes externos que tratan de atacar las células y tejidos.

Este alimento contiene nutrientes como las vitaminas A y C, ambas necesarias para la producción de anticuerpos.

También aporta minerales y compuestos antioxidantes que resultan esenciales para optimizar los mecanismos de defensa.

5. Mejora la salud de la piel

Para mantener la piel joven, humectada y libre de imperfecciones, nada mejor que desintoxicarla con un delicioso vaso de jugo de tomate.

Esta bebida natural ayuda a eliminar los desechos que afectan a la dermis y provocan imperfecciones como las manchas o el acné.

Sus antioxidantes protegen los tejidos frente al daño celular y, de paso, evita la aparición de signos prematuros de la edad.

6. Calma los dolores musculares y articulares

Las propiedades diuréticas y antiinflamatorias del jugo de tomate se pueden aprovechar como complemento para calmar los dolores que aparecen en los músculos y las articulaciones.

Su alto contenido de minerales esenciales promueve el equilibrio de los procesos inflamatorios de los tejidos y, de paso, ejerce un efecto analgésico.

Debido a esto, y a su poder energético, esta bebida es ideal para deportistas o personas cuyos trabajos son de alta exigencia física.

¿Cómo preparar jugo de tomate?

Aunque en el mercado hay varias presentaciones de jugo de tomate comercial, lo más recomendable es prepararlo en casa con tomates frescos para garantizar que conserva todas sus cualidades nutricionales.

Ingredientes

  • 5 tomates maduros
  • 1 cucharada de jugo de limón (10 ml)
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  1. Corta los tomates en varios cubos y, a continuación, agrégalos al vaso de la licuadora con una cucharada de jugo de limón y medio vaso de agua.
  2. Procesa los ingredientes durante un par de minutos o hasta obtener una bebida homogénea y sin grumos.
  3. Consúmelo sin colar, preferiblemente 30 minutos antes del desayuno.
  4. Tómalo por lo menos 3 veces a la semana, o durante 2 semanas seguidas.
  5. Evita ingerirlo en exceso, ya que tiene un ligero efecto laxante.

¿Lista para añadirlo en tu dieta? Anímate a prepararlo varias veces a la semana y comprueba por ti misma cuán saludable es para tu cuerpo.

 

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios