¿Cansado de esa grasa bajo las axilas? Acaba con ella gracias a estos 5 consejos…

Curiosidades 292 Visitas

Puede que alguna vez, al ponerte el sujetador, hayas percibido algo incómodo, algo que rompe la armonía de tu pecho: ese exceso de grasa bajo las axilas.

Debes saber, en primer lugar, que es un problema muy común en las mujeres, sin importar el peso o la edad.

Es un área muy concreta de nuestro cuerpo donde existe cierta tendencia a la hora de acumular esa grasa de más y que, a veces, se extiende hasta la espalda formando esos molestos “rollitos” que tanto quedan en evidencia cuando nos ponemos ropa ajustada.

¿Qué hacer?

Es interesante recordar que, a pesar de que más de una haya elegido pasar por quirófano, lo más común es que vuelva a aparecer. No es ni mucho menos una maldición, es cosa de la genética.

¿Quiere decir esto que no tenemos más opción que la de rendirnos y aceptar ese pliegue contenido entre nuestra axila y el pecho?

La aceptación del propio cuerpo es siempre la clave del bienestar, no hay duda, pero cabe decir que ello no significa que no estemos en nuestro derecho de cuidarnos más para vernos mucho mejor.

¿Por se acumula la grasa bajo las axilas?

No hay razón para obsesionarnos con ello. Tal y como hemos señalado, esta característica es algo muy común en las mujeres.

No obstante, si a la grasa bajo la axila se le añade esa localizada en la espalda que nos impide ponernos cierto tipo de ropa dado su efecto antiestético, nunca está de más tomar unas sencillas medidas que, además, nos permitan mejorar nuestra calidad de vida.

No obstante, veamos ahora cuáles son las causas más comunes de esa acumulación de grasa bajo nuestras axilas:

  • La musculación de nuestros brazos ha perdido firmeza a causa de la edad o el poco ejercicio.
  • El exceso de tejido mamario axilar es también la causa más habitual, se trata de una condición médica que tiene nombre: polimastia, síndrome de seno múltiple o pechos supernumerarios.
  • En ocasiones, puede deberse a un lipoma: se trata de una condición no cancerosa inofensiva. Se puede extirpar y no causa mayor problema.
  • Por otro lado, cabe decir que puede deberse a una acumulación excesiva de grasa.

Al igual que la acumulamos en en el estómago, las caderas, los glúteos, los muslos o pantorrillas, puede localizarse en la espalda, pecho y axilas. El origen de ello casi siempre es genético, como ya hemos indicado antes.

Señalar también que, si esta grasa aparece de un día para otro y acumulada en nódulos, es necesario comunicarlo de inmediato a nuestros médicos: puede deberse a un ganglio linfático inflamado.

Estrategias para reducir la presencia de la grasa bajo las axilas

 

1. ¿Que comer?

  • Carbohidratos de grano entero (avena, arroz y pasta integral, pan de centeno)
  • Vegetales (espinacas, coles de Bruselas, guisantes, zanahorias, alcachofas, apio, pepino)
  • Legumbres (lentejas, garbanzos)
  • Cítricos (naranjas y limones)
  • Huevos
  • Aguacates
  • Plátanos
  • Frutos rojos
  • Pollo o pavo
  • Aceite de oliva
  • Semillas de chía

2. Bebida “quemagrasa”

Ingredientes

  • 2 alcachofas
  • 1 litro de agua
  • 3 rodajas de piña
  • El jugo de 1 limón
  • 5 almendras picadas

Preparación

  • Herviremos las alcachofas con ese litro de agua.
  • Licuaremos la piña junto con el jugo de un limón y las almendras picadas.
  • A continuación, mezclaremos el agua obtenida de la cocción de las alcachofas junto con el jugo de piña, el de limón y las nueces.
  • Tomaremos esta bebida dos veces por semana, una hora antes de las comidas.

3. Rutina de ejercicios para fortalecer los brazos

Dedicaremos unos 30 minutos al día a estos ejercicios para endurecer y tonificar los brazos. Necesitarás unas pesas o mancuernas y ropa cómoda.

  • Empezaremos tumbándonos boca abajo para, después, levantar el tronco con ayuda de los brazos.
  • Haremos 20 repeticiones para aumentar nuestra resistencia.
  • A continuación, nos tumbaremos boca arriba y levantaremos las mancuernas unas 20 veces.

Repite el ciclo hasta llegar a la media hora.

4. Atrévete con el plank o plancha

Realizar los ejercicios de plank no es tarea fácil, se necesita de mucha resistencia y habilidad. Sin embargo, si nos acostumbramos a dedicarle a este ejercicio 15 minutos de nuestro tiempo cada día veremos resultados.

  • En primer lugar, nos tumbaremos boca abajo.
  • A continuación, elevaremos el cuerpo con ayuda de un solo brazo y las puntas de los pies.
  • Aguantaremos en esta posición durante 1 minuto y repetiremos con el otro brazo.

5. Una forma eficaz de disimular la grasa de las axilas: un buen sujetador.

Ni más ni menos. Si nuestro peso es el adecuado, tenemos buena salud y el único inconveniente que percibimos es esa grasa antiestética bajo las axilas, no hay problema: basta con elegir un buen sujetador.

  • Evita los sostenes que tienen copas pequeñas ya que, además de ser peligrosos, hará que nos salgan pliegues sobre ellos y se note en la ropa.
  • Busca sostenes específicos, de los que tiene una cobertura lateral superior. Son los que tienen una copa más grande y a su vez, tirantes más anchos.

Gracias a ellos el pecho queda completamente recogido, así como esos rollitos de grasa. La ropa te quedará sensacional.

 

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

Compartir

Comentarios