El ajo cura 14 tipos de cáncer y 13 tipos de enfermedades. ¿Por qué los médicos no lo recetan?

Salud 2490 Visitas

A pesar de tener un olor un tanto desagradable para muchas personas, el ajo puede proporcionar una gran cantidad de beneficios a nuestro organismo, además es una hortaliza que es utilizada en todas las cocinas para darle buen sabor a las comidas.

El sabor del ajo es bastante fuerte y un poco picante, el olor característico no le agrada a todo el mundo, pero aun así es el preferido por los cocineros más famosos y por las amas de casa, ya que el sabor que aporta a todos los platos no se reemplaza con nada; además tiene una gran cantidad de propiedades medicinales.

Si la historia nos dice algo sobre el ajo, es que es una comida que tiene muchos beneficios conocidos para la salud – los más populares son sus usos anti-infección y el poder general para reforzar el sistema inmunológico. El ajo posee propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas dejándola reposar contra todas las infecciones. Enfermedades de la piel causadas por bacterias, virus, hongos o levaduras pueden ser tratadas por el roce de ajo picado crudo en la zona afectada.

cancer-ajos

El ajo se ha estudiado no sólo por su capacidad para combatir las infecciones bacterianas y virales, sino también la infección de otros microbios, incluyendo levaduras / hongos y gusanos. Una sustancia particular que se encuentra en el ajo es la llamada ajoeno que se ha utilizado para ayudar a prevenir las infecciones con la levadura Candida albicans. Otras investigaciones han demostrado que el ajo machacado puede ayudar a prevenir la infección por la bacteria Pseudomonas aeruginosa en pacientes con quemaduras.

Y, por supuesto, el ajo es muy bueno para estimular el sistema inmunológico, ya que contiene altos niveles de vitamina C y de ser identificado como un serio alimentos contra el cáncer. Debido a su alto contenido de potasio, puede ayudar en la absorción de nutrientes esenciales, y ayudar a evitar los problemas digestivos y fatiga. El ajo también puede ayudar en problemas pulmonares y de garganta debido a su olor acre. El consumo de ajo puede irritar el tracto digestivo debido a su olor acre, una señal viaja al cerebro para liberar líquido acuoso en los pulmones para contrarrestar la propiedad acre, lo que ayuda a aclarar los pulmones de la tos y los resfriados.

Recuerda que para evitar la molestia del sabor y el olor que te queda después de comer el ajo, puedes optar por los comprimidos naturales que puedes encontrar en cualquier tienda que ofrezca esta clase de productos. Asimismo, se puede combatir tomando un poco de jugo de limón o masticando una hoja de menta. Lo importante es no privarse de obtener los beneficios de este maravilloso producto natural.

Compartir

Comentarios