Ella se metio debajo de la cama para probar la fidelidad de su hombre y todo le salió muy mal

Curiosidades 281 Visitas

Los problemas de los celos en la pareja abarcan un amplio espectro de la vida, podemos tener celos de nuestro hermano, de un amigo o amiga, de un compañero, de nuestra pareja…de todo lo que nos podamos imaginar. Por supuesto que los celos en sí mismos no tienen por qué suponer un problema, lo que realmente si es perjudicial es cuando se pasa de la normalidad a la patología.

Historia de amor y celos

Una mujer no pudo soportar más la intriga y la incertidumbre que decidió poner a prueba a su novio, pero en el proceso se llevó una importante lección de vida y sobre su pareja. Cuando puso a prueba a su novio, el tiro le salió por la culata.

En un momento en que la relación mermo el amor que tanto tenía la pareja, después de cuatro años de noviazgo y vivir juntos, Sarah tuvo dudas y decidió poner en práctica una “Extraordinaria” idea para averiguar qué sentía su novio, Matthew, sobre su relación. Quiso saber qué haría él si decidía dejarlo. ¿Cuál sería su reacción? ¿Estaría triste?  o quizás ya lo había pensado y no sabía cómo decirlo.

No tuvo mejor idea que ponerlo a prueba

Pues esta mujer enamorada decidió escribirle una nota donde le informaba de su decisión de romper con él, dejarla en el buró de su recámara y esconderse debajo de la cama. En este engaño, solo quería saber de qué forma el reaccionaria, pero no quería dejarlo en realidad.

La carta

Escribió una carta donde explicaba las razones por cuales ella decidía irse, cansada de una relación que parecía no ir a ningún lado, que estaba harta de que las cosas no parecían avanzar y que no le veía caso seguir estando juntos.

Cuando su novio llegó a la casa. Ella estaba nerviosa y decidió esconderse bajo la cama, él entró al cuarto y leyó la carta. Cuando terminó, saltó de felicidad, gritando, luego tomó el teléfono y dijo:

“Bueno, hola amor, voy para allá. ¡Esta idiota por fin se dio cuenta de que la estoy engañando! Finalmente se fue. Era un verdadero infierno esa relación. Estoy tan feliz de que me haya dejado en paz, ¡soy libre! Ojalá te hubiera conocido antes, pero todo pasa por una razón”.

La novia no podía creer lo que escuchaba. “¿Por qué había pasado esto?”, se preguntaba. Se quedó en shock por unos minutos después de que su novio sacara algunas cosas de la recámara, tomara un pedazo de papel, escribiera algo y lo dejara en el escritorio antes de irse.

Ella salió debajo de la cama y sentía que todo el mundo se derrumbaba, solo atino a llorar. Finalmente recuperó la compostura y leyó nota. Estaba dirigida a ella. La levantó y la leyó. Cuando terminó, se sintió avergonzada y muy idiota, pero aliviada a la vez, decía:

“Tontita, la próxima vez que intentes engañarme, asegúrate de que tus pies no salgan de la cama. Fui a la tienda. Te veo ahorita, te quiero”.

 

Compartir

Comentarios