Equilibra y desintoxica tu cuerpo con la dieta alcalina

Nutrición 5701 Visitas

Quiza no muchos hayamos escuchado o leido de esta dieta ya tan popular entre muchos, la dieta alcalina es un método que se basa en conseguir que el pH de la sangre tenga un nivel de alcalinidad de 7,4 para lograr que las reacciones químicas del organismo se produzcan de forma óptima y conseguir así un peso ideal o evitar el envejecimiento celular. La dieta alcalina promueve la exclusión de la dieta diaria de alimentos ácidos, lo que puede acabar provocando la deficiencia de algunos nutrientes como los ácidos grasos, las proteínas y el calcio. No es recomendable que la sigan personas que padezcan diabetes mellitus y en todos los casos debe realizarse siempre bajo supervisión médica.

Según wikipedia

El término dieta alcalina (mejor conocida como dieta alcalina de la desintoxicación) se refiere a un grupo de dietas para bajar de peso basadas en la creencia de que ciertos alimentos afectan la acidez de los fluidos corporales, como la orina o sangre, y que pueden ser utilizados para tratar o prevenir enfermedades. Debido a la falta de estudios en humanos que apoyan los beneficios de esta dieta, en general no es recomendado por nutricionistas y otros profesionales de la salud.

La acidez se mide mediante los niveles de pH en el cuerpo. La relación homeostática ácido- base, es decir la regulación del estatus ácido-base en el cuerpo, ha sido estudiado por décadas, aunque la medicina se ha enfocado más en cambiar la acidez de la orina.

Tradicionalmente, esta dieta está centrada en evitar el consumo de carne roja, carne blanca, queso y granos de forma que la orina sea más alcalina (con un pH más elevado), cambiar el ambiente de la orina previene infecciones urinarias y cálculos renales (nefrolitiasis). Sin embargo, por las dificultades para predecir los efectos de esta dieta, en medicina se prefiere utilizar más como un método para cambiar el pH de la orina que como una dieta para reducir peso.

La hipótesis de las “cenizas ácidas” había sido considerada un factor de riesgo para presentar osteoporosis, aunque evidencia nueva no avala esta hipótesis.

El término dieta alcalina es utilizado también por practicantes de la medicina alternativa, quienes utilizan la dieta con el propósito de prevenir cáncer, enfermedades cardíacas, mejorar los bajos niveles de energía, entre otras enfermedades. Pero estas declaraciones no son apoyadas por evidencias médicas creando así suposiciones acerca de la función de las dietas alcalinas contrariando los conocimientos de la fisiología humana.

dieta alcalina

La dieta alcalina y la limpieza de  nuestro cuerpo de toda suciedad

Cuando queremos mantener una dieta equilibrada, y ayudarnos de lo que ingerimos para estar más sanos y llenos de energía, tenemos que aprender un poco sobre los procesos metabólicos ya que esto nos ayudará a comprender lo que nos beneficia y nos puede perjudicar y aplicarlo a la hora de elegir unos u otros alimentos en nuestro día a día.

Durante los últimos años se ha puesto de moda la conocida como dieta alcalina de desintoxicación, a pesar de que los primeros descubrimientos relacionados con la misma se remontan a mediados del siglo XIX. En 1865, el biólogo y médico francés Claude Bernard apostó por “mantener la unidad de las condiciones de vida en el medio interno”. Es decir, garantizar que el equilibrio del cuerpo no es alterado por factores externos. En 1907, el doctor William Howard señaló que los altos niveles de acidez en el cuerpo humano, causados por los cambios en las costumbres alimenticias, habían provocado la aparición de enfermedades como el reúma o la artrosis.

Siglo y medio más tarde, los partidarios de la dieta alcalina apuestan por replantearse nuestras costumbres tanto vitales como alimentarias. Para conseguirlo, nos cuenta Aliwalú Durian, health coach experta en dieta alcalina, el objetivo de nuestra alimentación debe ser “devolver al cuerpo el pH neutro”, sobre la premisa de que “ciertos alimentos afectan la acidez de los fluidos corporales como la orina o la sangre”. “Con la vida que llevamos, nuestro consumo de químicos, comida procesada o comida animal hormonada y los altos niveles de estrés, nuestro cuerpo mantiene niveles de acidez muy altos”, explica Aliwalú. “Es el entorno perfecto para que todo tipo de patógenos crezcan y estén en la gloria”.

famosas con dieta alcalina

Puntos a tener en cuenta para mantener una dieta alcalina

Tener en cuenta la tabla de alimentos que resultan alcalinos y ácidos en nuestro organismo una vez que los procesamos.

Tener presente que la proporción de alimentos alcalinizantes y acidificantes tendría que ser en cada comida, del 80% alimentos alcalinizantes frente a 20% alimentos acidificantes.

Aumenta el consumo de frutas y verduras crudas en cada comida.

Respetar los ritmos circadianos para ayudar al organismo en los procesos de asimilación de nutrientes y eliminación de desechos. Para esto hay que cumplir tres normas básicas:

Ingesta de alimentos: es más apropiado ingerir alimentos en el intervalo que va desde las 14 a 22 horas del día. Es importante que no nos vayamos a la cama justo después de la última comida del día, hay que dejar al menos 2 o 3 horas entre que cenamos y nos acostamos. El desayuno sería mejor hacerlo al menos una hora después de habernos levantado.

Asimilación y uso de nutrientes: esto se realiza entre las 22 y 6 horas.

Eliminación de desechos: este proceso se realiza desde las 6 hasta las 14 horas. Durante este proceso es mejor no ingerir en abundancia o al menos no ingerir alimentos que requieran un gran esfuerzo en digerir, para ayudar al organismo en su proceso de eliminación de residuos.

 alimentos acidos alcalinos

Las células y el cuerpo humano necesitan oxígeno, hidratación y luz

La coach utiliza la metáfora de la casa, que representa el cuerpo humano, para señalar la importancia que tiene esta limpieza del organismo en nuestro bienestar. “Cuanto vivimos en una casa limpia, bien ventilada… Es difícil que se dé ningún tipo de enfermedad o que nos invadan las ratas o las cucarachas”. Ello pasa por mantener estable nuestro nivel de alcalinidad, que se encuentra en el punto intermedio en su pH entre el extremo ácido (el 0) y el extremo alcalino (el 14).

Comiendo con conciencia

“La dieta intenta llevar el cuerpo a su estado natural, porque todo en la vida busca el equilibrio”, explica Aliwalú. Algunos alimentos, como las carnes rojas o el queso deben disminuir en la dieta en favor de otros con un pH más elevado. En muchos casos, este proviene de las verduras, pero también de alimentos como el grano, trigo sarraceno o el arroz integral combinado con legumbres. “Para las células y el cuerpo humano, se necesita oxígeno, hidratación y luz. La dieta consiste en introducir en el cuerpo alimentos limpios. Intento enseñar a la gente a llevar a cabo una dieta limpia con la que el cuerpo recupere su brillo y su estado natural”.

Limón-y-bicarbonato-de-sodio

Muchas personas comen pensando que tienen hambre, pero en realidad tienen sed

Para ello, es importante que la comida que ingerimos no sea “sólo medicinal”, sino que además cumpla otras características como “que sea deliciosa, vistosa, bonita y muy fácil de hacer”. Aliwalú, como la mayor parte de defensores de lo alcalino, denuncia que las corporaciones y sus intereses nos hacen alimentarnos de manera incorrecta: “Somos enfermos crónicos de su negocio”.

Entre los alimentos que la coach destaca se encuentran los jugos verdes, así como todo lo que provenga de la hoja verde, una fuente de clorofila de alta calidad –“cuanto más oscura mejor, puesto que tendrá un mayor nivel de alcalinidad”–, así como la clórela (alga unicelular), el reishi (un hongo ampliamente utilizado en la cocina china) o la maca (otro “excelente adaptógeno”); o granos como la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno, el arroz integral y el mijo, que sustituyen a las harinas procesadas como el pan blanco o las galletas industriales. “Hay una serie de comidas que son muy sencillas y que se pueden encontrar fácilmente en el Mediterráneo”, como es el caso del brócoli, el apio, el pepino, el jengibre o las algas. Alimentos que, según la coach, no solo ayudan a recuperar el equilibro al cuerpo, sino que también “son excelentes reguladores hormonales”.

A ello hay que añadir otras hierbas medicionales como el diente de león, la uña de gato o el pau d’arco. “Existe una gama de 10 a 20 hierbas que cubren todos los objetivos”, entre los que se encuentra reducir la inflamación interna o “silenciosa”.

En todo ello es de vital importancia beber agua de mar en una proporción de 5 a 1, algo que, en palabras de la coach, “alcaliniza el cuerpo”. “Muchas personas comen pensado que tienen hambre, pero en realidad tienen sed”, explica Aliwalú. “Intento que la gente se sincronice con su intuición personal sobre lo que necesita su cuerpo. Hay gente que bebe 3 litros y siempre tiene sed, porque no la absorben a nivel celular. Una forma de hacerlo es echarle una pizca de sal marina o Himalaya”. Además, la coach aconseja beber un vaso de agua nada más levantarnos, así como tomar un vaso de agua templada con un chorro de limón, que aunque es ácido, “es también uno de los productos más alcalinos”.

 dieta alcalina

Los límites de la dieta

Aunque muchos han criticado la dieta alcalina en los casos en los que se presenta como la panacea, la intención de Aliwalú es, sobre todo, “realizar una reflexión sobre cómo funciona la alimentación y cómo mejorarla de forma sana y libre”. En el año 2010 Kim Tinkham murió víctima de un cáncer de pecho tras rechazar la quimioterapia y la cirugía, y después de aparecer en el programa de Oprah Winfrey anunciando que seguiría los consejos de Robert O. Young, autor de El milagro del pH (Warner Books, 2003) para curarse.

Pero el enfoque de esta dieta es más reflexivo e intenta, ante todo, replantearse nuestros hábitos como un proceso de transformación. “Hemos descuidado la conexión con nosotros mismos, debemos recuperar la conciencia de nuestro cuerpo”, explica Aliwalú. “Es fácil vivir engañados, tenemos adicciones absurdas de las que no nos damos cuenta, como el azúcar”. Para ello, la coach, que impartirá este domingo un curso sobre cocina medicinal en Espacio Ronda en Madrid, proporciona una serie de pequeños consejos que nos pueden ayudar en ello:

  • Caminar descalzo, puesto que el contacto con la tierra te conecta a tu eje
  • Ejercitar la respiración consciente cinco minutos al día
  • Sonreír, en cuanto mueves los músculos de la cara, el humor te cambia rápidamente
  • Lavarse la lengua y los dientes al levantarse
  • Masticar con tranquilidad

 caminar descalzo

Teniendo en cuenta estos consejos, vamos a proponer un ejemplo de dieta y algunas recetas dieta alcalina, que pueden ayudaros a ir cambiando de hábitos.

ANTES DEL DESAYUNO

Un gran vaso de agua con el zumo de un limón, esto nos puede ayudar a aguantar una hora antes de desayunar y no interfiere en el proceso de eliminación en el que nuestro organismo está involucrado.

DESAYUNO

Elegir entre estos alimentos una combinación y variarla de vez en cuando para no aburrirnos.

Infusión, vaso de bebida de soja o té verde. Edulcorado en su caso con stevia o miel.

Tostada de pan integral con aceite de oliva o mantequilla.

Frutas de temporada, un puñado de frutos secos (orejones, almendras crudas, pasas, higos…) o un zumo de naranja.

A MEDIA MAÑANA

Fruta fresca, una pieza, macedonia de fruta fresca, zumo de frutas natural o licuado de verduras.

ALMUERZO

Primer plato: Ensalada con verduras variadas, aderezada con aceite de oliva y zumo de limón, ensalada de espinacas, salmorejo, verduras a la parrilla o crema de verduras.

Segundo plato: Lentejas con verduras, garbanzos con judías verdes y calabaza, filete de carne (pollo, ternera, cerdo…) o pescado acompañado de ensalada, pasta con pisto, arroz salvaje y huevos fritos, patatas a lo pobre, tortilla de patatas y pimientos asados o ensalada de judías verdes.

MERIENDA

Infusión, vaso de bebida de soja y tostada con aceite, trozo de bizcocho casero, unas galletas integrales. O fruta variada.

CENA

Patatas asadas con verduras variadas (asadas o a la plancha), crema o sopa de verduras y ensalada de arroz salvaje, filete de carne o pescado con ensalada de espinacas, crudités de verdura con humus y salsa de yogur.

dieta alcalina 2

Dieta Alcalina Recetas

Ensalada de espinacas

Ingredientes: espinacas frescas, naranja, pasas, zumo de limón, pimienta y aceite de oliva.

Preparación: Lavar y cortar las espinacas, pelar y cortar a dados la naranja, añadir un puñado de uvas pasas y aderezar con limón, aceite de oliva y pimienta.

 ensalada de espinacas

Potaje de garbanzos con judías verdes y calabaza

Poner agua en la olla exprés, cuando esté casi hirviendo, añadir los garbanzos, dejar un rato que hierva para espumar (retirar la espuma que surge con una espumadera)

Añadir: los tomates picados, las hojas de laurel, 1 patata en trozos, el majado, el aceite, la sal, pimienta y el pimentón. Cerrar la olla y dejar unos 15 minutos cuando comienza a girar.

Destapar la olla y añadir las judías, la otra patata en trozos y la calabaza en trozos. Dejar unos 10 minutos cuando comienza a girar.

 Potaje de garbanzos con judías verdes y calabaza

Crudités

Ingredientes: zanahoria, apio de ensalada, calabacín, tomates cherry, brócoli, pimientos rojos y verdes… (o una selección de las verduras que os gusten), salsas para mojar las verduras como salsa de yogur o humus.

   Preparación: Lavar las verduras y pelar, cortarlas en tiras de un centímetro de ancho aproximadamente, menos los tomates cherry que se dejan enteros.

 Crudités

Humus

Ingredientes: garbanzos cocidos, un diente de ajo, 1 cucharada de tahini (pasta de sésamo que se encuentra en herbolarios, esto es opcional), una pizca de comino molido, el zumo de medio limón, y unas 3 cucharadas de aceite de oliva.

Preparación: Se incorporan todos los ingredientes en el vaso de la batidora y se bate hasta que se obtenga una salsa suave y sin grumos, si está muy espesa y se quiere aligerar se puede añadir un poco de agua.

 Humus

Salsa de yogur (Tzatziki)

Ingredientes: 20 gr de aceite de oliva virgen, 1 pepino, sal, 2 yogures griego, 1 diente de ajo, sal gruesa y pimienta (opcional)

Preparación:

Lavar y cortar los extremos del pepino y luego picarlo bien fino, o bien usar la picadora de la batidora, se pone el resultante en un colador con un recipiente debajo, y se espolvorea con sal gorda, se deja reposar unas dos horas, esto se hace para que el pepino suelte el exceso de agua, se puede apretar con un tenedor de vez en cuando para ayudar a que salga el agua sobrante.

Machacar el ajo con el triturador de ajo, o bien picar muy fino. Añadir el pepino, y el resto de ingredientes y mezclar bien. Dejar enfriar y servir.

Tzatziki

Compartir

Comentarios