Este pervertido acosaba a una mujer y lo que ella hizo con sus propias manos te…

Curiosidades 497 Visitas

El acoso sexual es un tipo de violencia, que se produce en el entorno laboral o también común, generando comportamientos ofensivos verbales, que pueden llegar a ser físicos, con el propósito de atentar contra la dignidad o crear un entorno intimidatorio, hostil, humillante u ofensivo.

 

Un estudio realizado por la firma YouGov sobre el acoso callejero que es considerado el más grande hasta la fecha en 2014.

Lograron entrevistar a personas de la calle de 16 países del mundo y clasificaron los lugares desde el más seguro para transitar, hasta el más peligroso, en relación al acoso.

El 80% de mujeres de los países encuestados son acosadas.

Los países latinoamericanos registraron el porcentaje más alto”, teniendo a Ciudad de México en el tope de la lista de acoso, tanto físico como verbal. Bogotá y Lima también muestran cifras alarmantes.

En el año 2016 el 100% de mujeres argentinas sufrieron acoso en la calle.

  • 50% tuvo que oír comentarios sexuales.
  • 59% le hicieron gestos obscenos.
  • 47% fueron seguidas por un hombre
  • 37% le mostraron genitales.

El 40% de mujeres son acosadas de forma recurrente y el 90% sufre acoso grave y abuso sexual en algún punto de su vida.

Estas alarmantes cifras son del Observatorio Contra El Acoso Callejero.

Muy común, al parecer.

En el video que te mostrare una chica no se aguantó y se defendió del abusador, aunque nadie más se metiera.

La reacción de la chica del sea muy importante, no dejarse abusar y acusar al abusador, aunque no sea a ti a quien te suceda.

En realidad, ninguna persona debe aceptar abusos o acoso, pero por alguna razón, siempre se tiende a pensar que es su culpa o que ella “provocó” la situación, por como vestía, por donde caminaba o por la hora en que andaba por allí sola. Por lo tanto, mucha prefieres sencillamente alejarse y no enfrentar al acosador y en un altísimo porcentaje, estos sucesos no son reportados.

Quedarse callado beneficia al agresor agarrando confianza escala sus acciones, pudiendo llegar a situaciones muy peligrosas para la mujer. Es la misma lógica de un niño pequeño: Si nadie lo castiga, es porque no está haciendo algo malo.

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

 

Compartir

Comentarios