Golpiza a holandés antitaurino que se cuela en los ruedos para abrazar al toro (vídeo) COMPARTELO!

Noticias 2495 Visitas

Peter Janssen, un treintañero holandés, se ha convertido en un héroe de la causa antitaurina con sus fugaces apariciones por los ruedos de toda España: de Pamplona a Sevilla, pasando por Mérida, Burgos, Palma de Mallorca, Madrid o Marbella. Su acción en esta última ciudad, que estos días ha ocupado un considerable espacio en los medios, provocó una curiosa contraprotesta: el torero Morante de la Puebla dejó vivir a un toro para mostrar su repulsa ante lo que los aficionados a la tauromaquia consideran una intolerable oleada de ataques a su libertad.

entrevistamos-al-holandes-antitaurino-que-se-cuela-en-los-ruedos-para-abrazar-al-toro-498-body-image

El bloque apenas dura unos segundos, pero las imágenes son impactantes: Janssen se quita la camiseta y salta a la arena junto con otro activista, el español Pedro Torres. Peter es interceptado por la Policía, mientras que al español lo alcanza la cuadrilla del torero y se ensaña con él, patada voladora incluida. Un auténtico linchamiento público ante el regocijo general.

entrevistamos-al-holandes-antitaurino-que-se-cuela-en-los-ruedos-para-abrazar-al-toro-498-body-image2

Peter dice: “Ha sido la más dura de las plazas a las que hemos saltado: nunca antes se habían mostrado tan violentos. Esa hostilidad es fruto de que están con las emociones a flor de piel” 

Me dicen: ‘puto holandés, vuélvete a tu país’. Y no sólo el público enfurecido, también agentes de la Guardia Civil. Muchos de ellos son aficionados a los toros.

La creciente atención mediática a su cruzada antitaurina es, para Peter, síntoma inequívoco de que las cosas están cambiando poco a poco. “Veo con mucha esperanza cómo se están dando pasos en la buena dirección. Cataluña prohibió las corridas y, aunque mantuvo los correbous, fue un punto de inflexión. En Zaragoza se han dejado de dar subvenciones a la tauromaquia, y ciudades como Palma de Mallorca se han declarado oficialmente antitaurinas. Es algo simbólico, porque a menudo se trata de eventos privados en los que el Ayuntamiento poco puede hacer, pero no me cabe duda de que estamos viendo el principio del fin. De hecho, creo que por eso se están organizando tantas corridas en los últimos tiempos: saben que se les acaba el chollo”. Y Peter seguirá estando ahí para que eso ocurra lo antes posible.

Compartir

Comentarios