IMPORTANTE ¿Por qué no inmovilizar un esguince de tobillo ?

Salud 8317 Visitas

1. ¿QUÉ ES UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Un esguince de tobillo es una distensión, o alargamiento excesivo con o sin rotura de los ligamentos que se relacionan con la articulación del tobillo (complejo articular que une los elementos óseos de la tibia, peroné, astrágalo y calcáneo entre sí)

Los ligamentos que se encuentran en el tobillo cumplen la función de estabilizar la articulación, tenemos varios ligamentos en el tobillo que cumplen esta función, pero los mas importantes por ser los que mayormente  se ven afectados en los esguinces de tobillo, son los ligamento laterales externos, concretamente los ligamentos astrágaloperoneo anterior, astrágaloperoneo posterior, y calcáneoperoneo, los ligamentos deltoideo o laterales internos se ven mucho menos afectados por los esguinces.

2. CLASIFICACIÓN DE UN ESGUINCE DE TOBILLO.

Tenemos varios tipos de esguince que se clasifican por su gravedad en:

Esguince grado I: Leve o moderado.

Ligera distensión que se soluciona con tratamiento fisioterapeutico, no hay que inmovilizarlo y el tratamiento a de ser precoz. 1 a 2 semanas de duración. Se trata de de un esguince leve, en este caso la persona puede seguir caminando con una leve molestia, al igual que la inflamación, que también es leve y en muchas ocasiones no sale ni hematoma. A esta lesión también se le conoce como esguince de grado 1.

Esguince grado II: Moderado grave. 

Se trata de una distensión ligamentosa con rotura parcial, no necesita inmovilización, con tratamiento y fisioterapéutico precoz de 2 a 5 semanas de duración.

La persona que sufre esta lesión puede caminar con grandes dificultades y dolores, además el edema o hinchazón surge casi en el momento de la lesión, el hematoma que se produce por la rotura de fibras también es evidente y aparece de manera rápida.

Esguince grado III: Grave rotura total del ligamento. 

El esguince grave o esguince grado 3

Necesita tratamiento quirúrgico, es importante inmovilizarlo y requerirá de un tratamiento rehabilitador importante. 3-6 meses de recuperación, el edema y el hematoma son evidentes desde el primer momento, además, la persona no podrá caminar después del esguince  ya que el dolor y la inestabilidad lo hace imposible. Suele ser producto de traumatismos de alta energía, como consecuencia de un accidente importante (accidente de trafico caída desde un altura considerable. Suele estar asociado a un fractura luxación del la articulación del tobillo. Lo cual aumentará los tiempos y la dificultad de la rehabilitación.

esguince de tobillo

3. ¿POR QUÉ NO INMOVILIZAR UN ESGUINCE DE TOBILLO?

Entender qué es un esguince de tobillo  y cómo es su proceso de curación es necesario para comprender por qué una inmovilización total con escayola no supone más que un perjuicio para la curación del esguince de tobillo, favoreciendo las secuelas o la cronificación de este esguince y facilitándose que se convierta en un esguince repetitivo.

Cuando se provoca una esguince o distension leve o moderada de los ligamentos del tobillo es necesario una movilidad parcial durante el proceso de cicatrización. Hecho que se consigue mediante la aplicación de un vendaje funcional que permite la movilidad parcial incluso el ejercicio moderado mientras el tobillo va disminuyendo su inflamación y va produciendo la curación del mismo. Con un vendaje funcional, la rehabilitación posterior del tobillo es mucho menos necesario, se pierde menos propiocepción, hay menos tendencia a la laxitud ligamentaria o ligamentosa, y la posterior inestabilidad del tobillo.

Las principales diferencias entre un esguince movilizado y un esguince inmovilizado (aunque esto es aplicable a la gran mayoría de las lesiones) es el tiempo de recuperación, así, un músculo que no ha estado inmovilizado puede alcanzar niveles normales tras una semana de trabajo, sin embrago, si el músculo ha estado inmovilizado va a precisar al menos 3 semanas, esto es más cierto cuanto más joven es la persona, ya que en personas más mayores los tiempos van a ir aumentando.

Sabemos que la velocidad de regeneración de los tejidos se relaciona directamente con el metabolismo aeróbico en el tejido lesionado, así cuanto más se mueve la zona (actividad en una lesión no inmovilizada) se va a precisar un aporte mayor de oxígeno, y por tanto va a tener una regeneración mayor. La movilización de una lesión va a generar un empeoramiento inicial del hematoma, pero por lo demás va a generar una serie de circunstancias que van a favorecer esta regeneración como es el aumento de llegada de sangre, que va a aumentar el número de células inflamatorias, que van a destruir el tejido dañado, además va a existir una regeneración más intensa de nuevos apilares.

Estas son algunas de las razones por las que es mejor movilizar una lesión, pero esto no significa que debamos salir a correr una maratón o jugar un partido de baloncesto, debemos tener presente que es necesario disminuir la intensidad de la actividad puesto que el tejido está dañado.

Fuente: http://www.fisioterapia-online.com

Compartir

Comentarios