¿Muerdes a tu pareja? o ¿tu hombre te muerde? IMPORTANTE ¡tienes que leer esto y saber por qué lo hace!!!

Salud 686 Visitas

En algún momento de la pareja uno de los dos ha dado un pequeño bocado al otro. Esto a priori, parece una reacción de una persona que no está cuerda. Aun así, esto tiene una explicación científica y para nada es algo malo.

A veces, te dan ganas de morderlo cuando te desespera, o después de besarlo, o tal vez, tras un momento romántico. Esto no es más que una manera de expresar tus sentimientos. Puedes expresarte mediante un beso, un abrazo, mordiscos, etc.

El hecho de morder a tu pareja, no tiene nada de malo ni es algo extraño, de hecho, es algo muy normal y frecuente. A este comportamiento, se le denomina “agresión tierna.”

Hay parejas que lo hacen cuando el amor que sienten se les desborda por cada poro de su piel en grandes cantidades, y lo hacen con un ímpetu incontrolable, pero no hay que entenderlo como un ataque, sino más bien como una muestra de su amor y de lo mucho que valoran a su pareja.

La científica e investigadora Oriana Aragón, declara que cada ser humano tiene una forma distinta de expresar lo que siente y además lo hace de manera inesperada.

Cuando una persona está enamorada, hace cosas por amor sin pensar si son correctas o no. A veces, se actúa de forma inconsciente, pero por supuesto, siempre sin intención de dañar a la persona amada. Algunos ejemplos de reacciones de una persona enamorada, pueden ser los mordiscos, besos en cualquier lugar y momento, un ataque de celos, etc.

Como conclusión, se declaró que, el ser humano tiende a expresar sus emociones de manera contraria a lo que siente, por ejemplo, llora ante la felicidad, y en situaciones de enamoramiento, muerde.

Ahora ya sabes que, si tu pareja te muerde, no tienes que preocuparte, pues no es una agresión, lo único que pretende es mostrar su amor, de hecho, quiere decir que hay demasiado amor en él, y está intentando controlarlo de la mejor manera posible.

El caso de los niños es similar: Está demostrado científicamente que su olor es tan agradable para las personas que el cerebro empieza a reaccionar como si se tratase de una comida muy sabrosa. Es exactamente por eso que se siente bien percibir el olor de un niño o niña pequeños (y limpios, eso es importante), llegando incluso a querer comérselos.

 

Compartir

Comentarios