Su papá decidió dejar de hacer esto por ella, fue el día más triste y divertido a la vez…

Curiosidades 73 Visitas

Ver a nuestros hijos crecer nos llena de sentimientos encontrados. Por un lado, nos llena de orgullo, y en ocasiones resulta liberador para nosotros, como padres, ver que poco a poco van ganando una mayor autonomía y nos demandan menos atención.  Pero verles crecer también es doloroso, y exige una gran generosidad por nuestra parte para no entorpecer el proceso.

Un día nos descubrimos rememorando el ayer

Recordando con nostalgia, sus primeras semanas de vida, y descubrimos que ya sólo recordamos los buenos momentos.  ¿Es el miedo a perderlos? ¿El miedo a lo desconocido? ¿El dolor de saber que cada vez somos menos necesarios para ellos? ver crecer a los hijos duele y nos trae muchos sentimientos como el orgullo, miedo, felicidad y tristeza. Y todo ello al mismo tiempo.

Una historia conmovedora

Un padre ha decidido conmemorar el último día de la preparatoria de su hija de una manera muy especial: diciéndole que era hora de crecer.

Durante muchos años, Tom Sullivan pelaba naranjas para su hija, Meg, para su almuerzo escolar todos los días. Para él, comenzó como un pequeño acto de bondad.

Comenzó poco después de su divorcio.

Tom explicó que “era una manera simple de demostrar que me tomaba el tiempo para hacer algo especial. Hacerle saber que siempre estaría para ella.”

Pronto, los miembros de la familia comenzaron a preguntarse por qué continuó haciéndolo, incluso cuando su hija, ahora de 18 años, se hizo mayor. A Tom no le importó y continuó pelando sus naranjas sin ninguna razón especial.

En el último día de preparatoria de Meg, su padre le dio las naranjas como de costumbre, pero esta vez, estaban sin pelar. Incluían instrucciones sobre cómo pelar naranjas e incluso escribió una nota especial con una carita triste diciendo: “Ya es tiempo, mi niña”.

Meg publicó la fotografía en sus redes sociales y en poco tiempo alcanzó el medio millón de “me gusta”.

En una entrevista, ella dijo:

 “Pensé que era súper gracioso al principio… pero después de un tiempo, es un poco triste saber que ya no lo hará más. Somos muy, muy unidos”.

Tom ya tiene un hijo en la universidad y después de que Meg se vaya, tendrá una casa vacía, algo que será muy difícil para él.

“Tengo sentimientos encontrados. Voy a extrañarla terriblemente, y es realmente triste, pero es emocionante a la vez. Esto es parte de la vida cuando te conviertes en padre. Pasé por esto una vez y fue bastante difícil y voy a tener que superarlo de nuevo cuando mi hija se vaya a la universidad”.

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

 

Compartir

Comentarios