Peligrosa enfermedad del Lupus, podrías tenerla y no saberlo

Salud 26228 Visitas

El lupus es una enfermedad crónica autoinmune que puede dañar cualquier parte del cuerpo (la piel, las articulaciones y/o los órganos internos del cuerpo). Normalmente, el sistema autoinmune produce proteínas denominadas anticuerpos que protegen el cuerpo de invasores externos, como las bacterias y los virus. Con el lupus, el sistema inmunológico no puede apreciar la diferencia que existe entre estos invasores externos y los tejidos sanos del cuerpo, y produce autoanticuerpos (“auto” significa “propio” o “por uno mismo”) que atacan y destruyen tejidos sanos. Estos autoanticuerpos provocan inflamación, dolor y daños en distintas partes del cuerpo.

El sistema inmunitario está diseñado para combatir las substancias ajenas o extrañas al cuerpo. En las personas con lupus, el sistema inmunitario se afecta y ataca a las células y tejidos sanos. Esto puede causar daño a varias partes del cuerpo como:

   Las articulaciones

   La piel

   Los riñones

   El corazón

   Los pulmones

   Los vasos sanguíneos

   El cerebro.

 Manchas-moradas-en-la-piel-por-lupus

Existen varios tipos de lupus. El más común es el lupus eritematoso sistémico, que afecta a muchas partes del cuerpo. Otros tipos de lupus son:

  • Lupus eritematoso discoide: causa un sarpullido en la piel que es difícil de curar
  • Lupus eritematoso cutáneo subagudo: causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol
  • Lupus secundario: causado por el uso de algunos medicamentos
  • Lupus neonatal: un tipo raro de lupus que afecta a los bebés recién nacidos.

¿Quién padece de lupus?

Cualquiera puede tener lupus, pero en la mayoría de los casos afecta a las mujeres. El lupus es más común entre las mujeres afroamericanas, hispanas, asiáticas e indígenas americanas que entre las mujeres caucásicas.

¿Qué causa el lupus?

Se desconoce la causa del lupus. Las investigaciones demuestran que los genes juegan un papel importante, pero los genes solos no determinan quién padece de lupus. Probablemente existen varios factores que contribuyen a la causa de esta enfermedad.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?

Los síntomas del lupus varían, pero algunos de los síntomas más comunes son:

   Dolor o inflamación de las articulaciones

   Dolor de los músculos

   Fiebre inexplicable

   Sarpullido enrojecido, más a menudo en la cara

   Dolor de pecho al respirar profundamente

   Pérdida del cabello

   Dedos de las manos o de los pies pálidos o morados

   Sensibilidad al sol

   Hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos

   Úlceras en la boca

   Hinchazón de las glándulas

   Cansancio.

Los síntomas menos comunes incluyen:

   Anemia (una disminución en los glóbulos rojos)

   Dolor de cabeza

   Mareo

   Sentimientos de tristeza

   Confusión

   Convulsiones.

Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Cuando los síntomas aparecen se llaman brotes. Los brotes varían de moderados a fuertes. En cualquier momento pueden aparecer nuevos síntomas.

dr house lupus

¿Cómo se diagnostica el lupus?

No existe una prueba específica para diagnosticar el lupus. Obtener un diagnóstico puede ser difícil y puede tardar meses o años. Para obtener un diagnóstico, su médico deberá considerar, entre otras cosas:

   Su historial clínico

   Un examen completo

   Pruebas de sangre

   Biopsia de la piel (mirando muestras de la piel en un microscopio)

   Biopsia de los riñones (mirando el tejido del riñón en un microscopio).

¿Cuál es el tratamiento para el lupus?

Los diferentes síntomas del lupus deberán ser tratados por varios tipos de especialistas. Su equipo de profesionales de la salud puede incluir:

Médico de cabecera

  • Reumatólogos—médicos que tratan la artritis y otras enfermedades que causan inflamación en las articulaciones
  • Inmunólogos clínicos—médicos que tratan los trastornos del sistema inmunitario
  • Nefrólogos—médicos que tratan las enfermedades de los riñones
  • Hematólogos—médicos que tratan los trastornos de la sangre
  • Dermatólogos—médicos que tratan las enfermedades de la piel
  • Neurólogos—médicos que tratan los problemas del sistema nervioso
  • Cardiólogos—médicos que tratan los problemas del corazón y de los vasos sanguíneos
  • Endocrinólogos—médicos que tratan los problemas relacionados con las glándulas y las hormonas
  • Enfermeras o enfermeros
  • Psicólogos
  • Trabajadores sociales.

Su médico elaborará un plan de tratamiento para atender sus necesidades. Usted y su médico deberán comprobar con regularidad la eficacia del plan de tratamiento. Informe a su médico inmediatamente en caso de que aparezcan nuevos síntomas y él le indicará si es necesario modificar el tratamiento.

La finalidad del plan de tratamiento es:

  •    Prevenir los brotes
  •    Tratar los brotes cuando ocurren
  •    Reducir el daño a los órganos y otros problemas.

Los tratamientos pueden incluir medicamentos para:

  •    Reducir la hinchazón y el dolor
  •    Prevenir o reducir los brotes
  •    Ayudar al sistema inmunitario
  •    Prevenir o reducir el daño a las articulaciones
  •    Balancear las hormonas.

Algunas veces se requieren, además de los medicamentos para el lupus, otros medicamentos para tratar los problemas relacionados con el lupus, tal como el colesterol alto, la presión arterial alta o infecciones.

Los tratamientos alternativos son aquellos que no son parte de la norma de tratamiento. No se ha demostrado que este tipo de tratamiento sea eficaz para las personas con lupus. Consulte con su médico acerca de los tratamientos alternativos.

¿Qué puedo hacer?

Es muy importante que usted asuma un papel activo en su tratamiento. La clave para poder vivir con lupus es estar informado acerca de la enfermedad y su impacto. El reconocer las señales de alerta antes de que ocurra un brote, le podrá ayudar a prevenir el brote o hacer que los síntomas sean menos fuertes. Muchas personas con lupus tienen ciertos síntomas justo antes de un brote, tales como:

  •    Sentirse más cansado
  •    Dolor
  •    Sarpullido
  •    Fiebre
  •    Dolor de estómago
  •    Dolor de cabeza
  •    Mareo.

Visite a su médico a menudo, aún cuándo los síntomas no sean fuertes. Estas visitas le ayudarán a usted y a su médico a:

  •    Estar alerta a los cambios en los síntomas
  •    Predecir y prevenir los brotes
  •    Cambiar el plan de tratamiento cuando sea necesario
  •    Detectar los efectos secundarios del tratamiento.

También es importante encontrar maneras de lidiar con el estrés provocado por el lupus. El ejercicio y otras formas de relajamiento pueden hacer más fácil el lidiar con la enfermedad. Un buen sistema de apoyo social también puede ayudarle. Este apoyo puede provenir de sus familiares, amigos, grupos comunitarios o de los médicos. Muchas personas con lupus encuentran de gran utilidad estos grupos de apoyo. Además de brindarle apoyo, el participar en estos grupos puede ayudarle a tener más confianza en sí mismo y a mantener una actitud positiva.

Es muy importante aprender más acerca del lupus. Está demostrado que los pacientes que están informados y participan activamente en su tratamiento:

  •    Tienen menos dolor
  •    Necesitan menos visitas al médico
  •    Tienen más confianza en sí mismos
  •    Permanecen más activos.

que-es-el-lupus-

El embarazo y los anticonceptivos para las mujeres con lupus

Las mujeres con lupus pueden tener y tienen bebés sanos. Es importante involucrar al equipo de atención médica durante su embarazo. Hay unas cuantas cosas que debe considerar si usted está embarazada o está pensando quedar embarazada:

Entre las mujeres con lupus el embarazo se considera de alto riesgo; sin embargo la mayoría de estas mujeres tienen embarazos sin complicaciones.

   Las mujeres embarazadas con lupus deben visitar al médico a menudo.

   Un brote de lupus puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo.

   Es importante la planificación antes del embarazo y la asesoría durante el embarazo.

Las mujeres con lupus que no desean quedar embarazadas o que toman medicamentos que pueden ser perjudiciales para el bebé tal vez deseen un método confiable para el control de la natalidad. Estudios recientes han demostrado que los anticonceptivos orales (pastillas) son inocuos para las mujeres con lupus.

Estudios de investigación para comprender mejor:

La genética: genes asociados con la susceptibilidad al lupus o genes que juegan un papel en el desarrollo del lupus

Los biomarcadores: algo que se pueda encontrar en las células o tejidos que predicen los brotes de lupus o el proceso de la enfermedad del lupus

El proceso de la enfermedad del lupus: cómo éste afecta los diferentes órganos, cómo se comporta en la etapa temprana de manifestación clínica

Los tratamientos, tal como el medicamento rituximab, que reduce el número de glóbulos blancos que producen anticuerpos

Las barreras que tienden a mantener a algunas poblaciones alejadas del acatamiento de los tratamientos recetados.

El lupus es una enfermedad de recaídas (los síntomas empeoran y Ud. se siente enfermo) y remisiones (los síntomas disminuyen y Ud. se siente mejor). El lupus puede presentarse desde formas leves hasta formas que ponen en riesgo la vida y siempre debe tratarse con un médico. Con una buena atención médica, la mayoría de las personas con lupus pueden llevar una vida plena.

 

Compartir

Comentarios