Un perro fue inhumanamente maltratado. Pero cuando le quitaron la cinta, rompió el corazón de su salvador.

Noticias 1516 Visitas

Tanto los curiosos como los críticos del cristianismo hacen esta pregunta. Si Dios es todo poderoso y todo amoroso, ¿por qué entonces, permite la maldad y el sufrimiento en el mundo?

Hace poco descubrieron los activistas de los derechos animales en Vietnam, nos deja sin palabras: un perro cuya boca había sido cerrada herméticamente, atada y envuelta con cinta aislante. Según las condiciones en las que fue encontrado se le notó vilmente maltratado. Debía haber vivido con esa tortura bastante tiempo.

Este perro fue vilmente maltratado:

El pobre perrito tenía un miedo increíble. Es obvio pensar e imaginar que tuvo la peor experiencia posible con nosotros, los seres humanos.

El veterinario que lo atendió tuvo que cortar la cinta aislante con mucho cuidado. Ya que se había incrustado profundamente en la carne.

Muchas personas sin sentimientos creen que los animales no sufren, pero todos sabemos que eso es una total mentira, el dolor de este pobre perro debió de haber sido insoportable.

Después del éxito de la intervención, Lucky (llamada así por sus rescatadores) podría volver a comer por primera vez.

Después de comer, le vendaron la nariz. El peligro de infección era todavía importante.

Tardó un par de días, pero pronto Lucky estaba claramente mejor alimentada y podría comenzar el proceso de curación bajo el cuidado y supervisión de sus rescatadores.

Las huellas dejadas por la cinta en la boca de Lucky son inconfundibles. Pero lo bueno que ya está mucho más fuerte y feliz, e incluso se deja abrazar por sus cuidadores, algo que sienta muy bien para ellos. Por lo tanto, tiene suerte de haber sido rescatado. De lo contrario, habría muerto de hambre en la miseria.

¿Cómo puede haber gente tan cruel que le haga esto a un inocente animal?

Desgraciadamente vivimos en un mundo en el que mucha gente no tiene respeto a los animales y que piensan que como no pueden defenderse pueden hacer con ellos los que les apetezca.

Compartir

Comentarios