¿Por qué a todos los hombres les encanta darles a las mujeres “por atrás”?

Curiosidades 2251 Visitas

Alguien lo tenía que responder…

Desde la Edad Media el sexo anal se ha considerado un tema tabú y a lo largo de los siglos casi todas las religiones lo han condenado. Las razones de este rechazo son variadas, por un lado, el sexo anal era una de las medidas naturales más utilizadas para controlar la natalidad; por otro, la práctica de este sexo tenía altos riesgos higiénicos. Esta desaprobación se ha mantenido hasta la actualidad. En Estados Unidos, por ejemplo, en 2007 el sexo anal era delito en algunos estados, incluso si se practicaba en matrimonios legales. A día de hoy el sexo anal es una de las prácticas sexuales más extendidas entre las parejas homosexuales.

Nuestras abuelas se hubieran horrorizado, pero hoy la realidad es otra. En materia de relaciones íntimas, hay una mayor disposición por parte de las personas a incorporar expresiones verbales y practicar nuevas posiciones en comparación a varias décadas atrás.

Hoy en día, un 25% de las parejas heterosexuales tiene relaciones anales con frecuencia, cuando antes era una práctica que se consideraba exclusiva de las personas con orientación homosexual.

Sin duda no vivimos en el mundo de nuestras abuelas, y las mujeres sabemos que a los hombres les encanta hacerlo por atrás. ¿Sabes por qué? ¡Descúbrelo ahora mismo!

Hombres que gozan haciéndolo por atrás

Esta práctica sexual no está exenta de riesgos. La mucosa rectal es sensible y un lugar propicio para que se desencadenen infecciones. Además, esta mucosa cumple una función absorbente, función que puede aumentar ante una penetración fuerte por el ano que puede provocar a su vez que se generen heridas pequeñas en la zona y hemorragias.

El sexo anal le resulta a los hombres muy placentero porque tienen que penetrar con su miembro un espacio apretado y reducido, lo que los lleva a sentir de forma diferente. Pero este no es el único motivo por el que a ellos les gusta hacerlo por atrás.

Hacerlo por atrás genera un estado de “hacer lo prohibido”, algo que a nivel psicológico influye, y por eso los hombres lo disfrutan más, sobre todo cuando un hombre se estrena en el sexo anal.

Además, la penetración por atrás le confiere a los hombres una sensación de poder sobre la mujer, pues ellos tienen absoluto control de la situación. Este es otro de los motivos por los que les fascina.

Por otra parte, no es una novedad que a los hombres les encanta mirar el trasero de las mujeres, y al hacerlo, algunos imaginan el placer que sentirían al penetrarlo, cargando su mente con mil y un sueños de cómo sería entrar por atrás, tocar y hasta azotar con cariño el trasero.

Compartir

Comentarios