Cómo puedes saber si un aguacate está maduro (y cómo madurarlo en 10 minutos)

Curiosidades 432 Visitas

La fruta del aguacate (en algunas regiones llamada también palta) es uno de los alimentos más típicos de la cocina latinoamericana. Aunque se lo asocia principalmente con la famosa salsa guacamole, no solamente se utiliza como aderezo. La Red está llena de recetas que demuestran que dicho producto sirve perfectamente bien como ingrediente de los estofados y las ensaladas, se puede añadir a las pastas, fajitas, sándwiches y pizzas, e incluso ser usado a la hora de hacer tartas y pasteles. Aunque los científicos afirman que la palta cruda posee las mejores propiedades para nuestro organismo, se suele prepararla de diversas formas.

¿Por qué es bueno comer aguacate?

Ante todo, cabe destacar que mucha gente opina que la fruta del aguacate es una “súpercomida”. Aunque cada pieza -además de un sinfín de vitaminas, fibra, betacaroteno y minerales – contiene una impresionante cantidad de calorías, estas en realidad no tienen nada de malo: las grasas presentes en dicha fruta poseen un gran valor energético y nutricional. Aunque muchas personas siguen sin darse cuenta de ello, consumiendo la palta ayudamos a mejorar el funcionamiento de nuestro corazón, cerebro y estómago, nos protegemos de cáncer, regulamos la presión sanguínea y los niveles de azúcar en la sangre… ¡Pero no es todo! Los antioxidantes presentes en aguacate apoyan el sistema inmune y nos permiten lucir y sentirnos jóvenes por mucho tiempo.

Desde luego, para poder disfrutar del sabor de esta fruta tan maravillosa y experimentar su poder en nuestras propias carnes tenemos que saber cómo elegir la fruta adecuada. Debido al hecho de su procedencia, en muchas partes del mundo la palta es considerada una fruta realmente exótica y la gente no sabe muy bien cómo escoger una pieza realmente buena sin que los vendedores les den un gato por liebre.

 

¿Cómo reconocer una aguacate maduro?

1. La firmeza

Para empezar, es necesario comprobar si la fruta que estamos a punto de adquirir ha madurado lo suficiente. Para ello, hay que presionar la fruta delicadamente con las puntas de los dedos. Si la pieza es demasiado dura para “reaccionar”, puede que todavía esté verde. Demasiada blandura tampoco es una buena señal: las paltas que parecen esponjosas siempre están pasadas… Lo ideal sería que el aguacate fuera tierno, pero firme y bien consistente. Si cuando presionas la piel de la fruta, esta se hunde un poquito pero inmediatamente vuelve a su forma original, ¡felicidades!

2. La apariencia

Aunque existen más o menos 50 variedades de esta deliciosa fruta (y todas -en mayor o menor medida- difieren entre sí, por lo cual puede parecer imposible intentar reconocer una pieza en su punto escogiéndolas al azar), siempre está bien prestar suma atención a su aspecto. Si bien algunos creen que mientras más oscura la fruta, mejor, esta idea a veces puede resultar bastante tramposa. Lo importante es que nunca compres el aguacate que se está haciendo marrón. Fíjate en uno bien verde, con una textura y color uniformes (sin manchas e imperfecciones) y, una vez encontrado, ¡llévatelo a casa!

3. El tallo

Otra manera de averiguar el grado de la maduración de una palta sin tener que abrirla consiste en concentrarse en el fragmento del tallo que se ve en su parte exterior. Lo único que hay que hacer es intentar separarlo de la pieza que hemos elegido. Mientras que es bastante difícil sacarlo de las frutas verdes, no tendrás ningún problema con apartarlo de una pieza madura. Una cosa más: si el interior del hoyito es de color marrón, la palta está incomestible, y si es verde, aún tiene que madurar un poco. Para estar seguro de elegir una fruta buena y lista para ser consumida, ¡busca una con un huequito de color amarillo!

¿Qué hacer para madurar un aguacate?

Comprar las paltas verdes no es nada malo, aunque esperar hasta que estén buenos puede requerir bastante paciencia. Para acelerar el proceso de forma natural y eficaz, no tienes que limitarte a dejarlos en un lugar seco y soleado. En realidad, solamente has de que meter las frutas dentro de una bolsa de papel, o envolverlas en un periódico, acompañadas de unas manzanas y plátanos. A pesar de que puede parecer extraño, así los aguacates pueden hacer uso del etileno espirado por sus “vecinos” y llegan a madurar en muy poco tiempo.

Maduración instantánea

Pero ¿qué hacer si las paltas que tenemos a mano no están lo bastante maduras y las necesitamos YA MISMO? Un truco algo más radical que es capaz de resolver este problema consiste en emplear un poco de papel aluminio y un horno de tu cocina. Envuelve los frutos (cada unidad por separado) en el papel plata y mételos al horno precalentado a la temperatura de 100 grados. Deja que se queden allí durante 10 minutos, y, pasado este tiempo, enfríalos. Si bien nada puede compararse con el funcionamiento de la madre naturaleza, gracias a esta idea los aguacates pueden ser utilizados de un momento para el otro.

 

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

Compartir

Comentarios