Tenía miedo de lastimar a sus pequeños cuando la hacían perder la paciencia, así que decidió corregirlos con amor

Curiosidades 117 Visitas

Todos necesitamos ser corregidos a veces, porque nadie es perfecto:

No estoy dispuesto a participar en su destrucción. Proverbios 19:18 dice: ” Corrige a tu hijo mientras aún hay esperanza; no te hagas cómplice de su muerte”. Si no me tomo el tiempo para corregir a mis hijos y enseñarles nuevos hábitos y la manera correcta de comportarse y de pensar, en realidad estoy incitando a que fallen y se destruyan. Lo que es peor, negarnos a tomar el tiempo para disciplinar a nuestros hijos es una prueba de la falta de amor en nuestro corazón. Nosotros no pensamos de esa manera. A veces estamos demasiado cansados para luchar otra batalla. Pero esto revela que estamos poniendo nuestras necesidades por encima de las necesidades de nuestros hijos. Tenemos que tomar el tiempo necesario para disciplinar a nuestros hijos.

¿Cómo podemos corregirlos sin condenarlos?

No corregir con ira.

Efesios 6:4 dice, “Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor”.Cuando estoy frustrado y enojado con mis hijos, se siente bien dejar salir la frustración, la liberación es una solución instantánea. Pero no hace nada por el problema a largo plazo ni por la relación entre mis hijos y yo. En lugar de disciplinar con ira, hay que alejarse, calmarse, estar bajo control, a continuación, volver y hacer frente al problema.

Cuida tus palabras.

Efesios 4:29 dice: “No digan malas palabras. Al contrario, digan siempre cosas buenas, que ayuden a los demás a crecer espiritualmente, pues eso es muy necesario”. Las palabras dañinas crean recuerdos dolorosos. Esas palabras que se hablan en nuestra ira que desprecian las debilidades, nuestras faltas y nuestros defectos son como cuchillos en el corazón. Tú no quieres dejar palabras dañinas en la memoria de tu familia. En su lugar, elige tus palabras cuidadosamente y hablar en amor.

Ella hizo lo siguiente:

No podremos negar que en ocasiones nos molestamos con nuestros hijos, es lo normal. Lo que no es normal, ni sano, es explotar contra ellos, ya no solamente regañarlos, pero ir un poco más allá. Siempre debemos mantener la calma y ser pacientes, que es distinto a permitirles que hagan todo. Esta mamá ideó la forma perfecta de estar siempre serena: usar ligas para el cabello.

Y realmente pueden ser ligas de hule o listones. Lo que hizo Shauna Harvey fue colocar 5 ligas en su muñeca y cada vez que se enojara y explotara contra sus niños se quitaría una. Claro que la idea es siempre llevar las 5 ligas, así que cada vez que perdiera una, Shauna haría algo para hacerlos feliz: cantaría con ellos, jugaría con ellos, etc.

Es con esta pequeña actividad que Shauna ha sentido que es una mejor madre cada vez. Porque no se trata de darles lo que quieran y nunca regañarlos, pero que sepan que siempre estaremos para ellos, y que aunque nos podamos enojar, nunca los dejaremos de querer.

 

Compartir

Comentarios