Tomar vino es mejor que ir al gimnasio, afirman científicos

Salud 107763 Visitas

El tinto, las nueces y la uva tienen un compuesto natural de resveratrol, que mejora las funciones cardíacas, musculares y óseas igual que cuando uno hace ejercicio físico, según determinó un estudio.

El vino tinto, las nueces y la uva mejoran las funciones cardíacas, musculares y óseas dicen en la Universidad de Alberta, de Canadá.

El vino tinto, las nueces y la uva tienen un compuesto natural de resveratrol, que mejora las funciones cardíacas, musculares y óseas tal y como sucede cuando uno realiza ejercicio físico, según determinó un estudio de científicos canadienses.

resveratrol

La bebida tiene reconocidos beneficios, hasta se la ha considerado una de las más saludables (consumiéndola con moderación y constancia). En estos días, Jason Dyck y otros investigadores de la Universidad de Alberta, de Canadá, descubrieron que uno de los componentes naturales de este derivado de la uva mejora las funciones cardíacas, musculares y óseas, además del desempeño físico, lo que genera igualdad a realizar “intensos entrenamientos de resistencia”, según palabras del propio Dyck.

El resveratrol es un antioxidante que probado en roedores generó estos efectos benéficos, en tanto se está considerando experimentarlo con personas diabéticas que padezcan insuficiencia cardíaca. De cumplirse sus pronósticos, los investigadores confían en que el resveratrol permitirá que las funciones cardíacas de estos pacientes mejoren al mismo nivel que si se ejercitaran vigorosamente.

Nos emocionamos cuando vimos que el resveratrol tenía efectos similares a los que se logran tras un entrenamiento extensivo de resistencia

Por si esto fuera poco, en los últimos tiempos, se ha especulado con la capacidad del compuesto para potenciar los efectos del ejercicio físico e, incluso, sustituir en parte los beneficios de este.

En 2012, un equipo de investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá), mostró en un estudio que la administración en grandes dosis de resveratrol mejoraba el rendimiento físico, la capacidad cardiovascular y la fuerza muscular en ratas de laboratorio.

En la presentación del estudio, el autor principal del mismo, Jason Dyck, se mostró muy optimista: “Nos emocionamos cuando vimos que el resveratrol tenía efectos similares a los que se logran tras un entrenamiento extensivo de resistencia. Inmediatamente vimos el potencial de esto pues se podría crear una píldora para mejorar el rendimiento del ejercicio”.

Dyck fue más allá, pues aseguraba que el resveratrol podía crear efectos similares a los del ejercicio físico en personas que, por cualquier motivo, no podían practicarlo: “El resveratrol puede imitar el ejercicio para ellos o mejorar los beneficios de la pequeña cantidad que puedan realizar”.

¿Promesa real o pasará al olvido?

En la actualidad el equipo de Dyck trabaja para estudiar los efectos del resveratrol en humanos, pero no es el único grupo que está estudiando la relación entre esta sustancia y la práctica de ejercicio.

En la pasada edición del congreso anual de la Sociedad Europea de Cardiología (celebrado en Barcelona en septiembre), el investigador checo Miloš Táborský presentó un estudio que aseguraba que el resveratrol contenido en el vino produce efectos beneficiosos, pero sólo entre aquellas personas que practican ejercicio. Según Táborský, “la combinación de ejercicio regular y consumo moderado de vino mejora los marcadores de la aterosclerosis, y podría proteger también del riesgo cardiovascular”.

vino mejor para la salud

Como han mostrado numerosos estudios, un consumo moderado de vino (no más de 2 o 3 copas al día) no parece tener efectos dañinos, pero sí numerosos beneficios

El estudio parece ir en contra del objetivo de Dyck de demostrar que el resveratrol puede sustituir en parte al ejercicio físico, pero hay una notable diferencia: el investigador canadiense utilizaba únicamente el resveratrol y el checo el vino en conjunto.

Según avanzan las investigaciones parece claro que, para aprovechar los efectos beneficiosos del resveratrol, hay que producir este de forma sintética (algo que ya puede hacerse), ya que, además de aumentar sus efectos, si consumiéramos este en grandes cantidades a través del vino los efectos nocivos del alcohol superarían los beneficios del compuesto.

No cabe duda de que el resveratrol tiene efectos beneficiosos, pero aún queda un largo camino por recorrer para que estos tengan una aplicación clínica. Como explicaba el doctor Randolph Arroo, jefe de investigación de la Leicester School of Pharmacy en un reportaje de The Guardian, la probable primera aplicación de este será una pastilla para prevención del cáncer de colon, ya que el resveratrol no se absorbe bien, pero sí se puede mantener en el intestino.

Para el resto de promesas tendremos que esperar, aunque, como han mostrado numerosos estudios, un consumo moderado de vino (no más de 2 o 3 copas al día) no parece tener efectos dañinos, pero sí numerosos beneficios. Y sí además lo acompañas de ejercicio, serán aún mayores. Si lo que buscas es quedarte en el sofá, quizás tengas que esperar a que los ensayos de Dyck tengan éxito.

Otros beneficios del vino tinto (cuando se consume constantemente con moderación) son los siguientes:

  • Promueve la longevidad
  • Reduce el riesgo de ataque cardíaco
  • Reduce el riesgo de enfermedades al corazón
  • Reduce el riesgo de diabetes tipo 2
  • Reduce el riesgo de infartos por coágulos
  • Reduce el riesgo de cataratas
  • Reduce el riesgo de cáncer de colon
  • Reduce la degeneración del cerebro (demencia senil y otros)
Compartir

Comentarios