Cuando esta madre vio por primera vez a su hija, casi perdió el conocimiento. ¡Nadie lo podía creer!

Curiosidades 413 Visitas

El nacimiento de un bebé es un suceso increíble para la familia, ya que es una bendición traer una vida.

Si bien algunos desean que sea niño o niña, hay quienes solo desean que su hijo nazca completamente sano y así poder disfrutar de el desde las primeras horas de vida.

Desafortunadamente hay bebés que nacen con algunas complicaciones y que preocupa a los padres, tal como el caso que les vamos a presentar en esta ocasión. Continúa leyendo para que sepas lo que tenía esta bebé al momento de nacer.

Esta bebé nace con un hemangioma

Cuando la pequeña Sloan McGillis nació, su aspecto causó un gran impacto en sus padres y en los doctores.

Toda la mejilla izquierda de la bebita estaba ocupada por una enorme mancha azulada, preámbulo de la terrible protuberancia era un enorme tumor benigno.

Por lo general, los hemangiomas se disuelven por sí mismos, pero, en el caso de Sloan, se hacía urgente hacer algo. La decisión no se hizo esperar: ¡La niña necesitaba una cirugía!

El tamaño titánico del tumor en la mejilla era extremadamente perjudicial para la bebé. El hemangioma podría dañar irreversiblemente los nervios faciales y los músculos de la cara de la niña. La operación prometió arreglar definitivamente el problema. Desafortunadamente, eso era solo el comienzo.

A los 10 meses

Sloan se sometió a su primer procedimiento quirúrgico de cinco horas. Para sorpresa de los doctores, la chica se mantuvo bien, y no surgieron complicaciones. Para los padres de la bebita, eso fue un rayito de esperanza. ¡Tarde o temprano, su hija se desharía del tumor!

Para la edad de dos años, ya había sufrido unas diez cirugías. Los sueños de los padres se hicieron realidad: los doctores fueron capaces de eliminar casi todo el tumor, y los nervios y los músculos de la mejilla quedaron ilesos. ¡Ahora la nena no está amenazada!

Pero, faltaba otra operación, pero costaba dinero. Entonces vino la ayuda. A la famosa periodista Hannah Storm le llamó la atención el caso de Sloan. En su niñez, la propia Hannah tuvo un problema similar, una enorme mancha de vino alrededor de sus ojos, por lo que la mujer decidió ayudar a la bebé.

La periodista organizó una recaudación de fondos a favor de los padres de la niña.

Pronto, el caso del enorme hemangioma estaría finalmente cerrado. ¡La familia McGillis estaba en el séptimo cielo de felicidad!

Es espantoso, incluso, pensar en el destino de la niña, si sus padres hubieran sido más indiferentes. Afortunadamente, no fue el caso, y tanto el padre como la madre de la niña, han hecho todo lo posible para resolver los problemas de su hija, y ahora el tema del hemangioma es cosa del pasado.

 

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

Compartir

Comentarios