¡Cuidado! 5 Partes del cuerpo que no debes tocar con las manos sucias…

Curiosidades 498 Visitas

Algunas personas creen que cuanto más estresamos al organismo con superficies poco estériles, más inmune se vuelve hacia algunas bacterias y virus. Por un lado, tienen razón. Pero una gran parte de estos microorganismos siguen siendo peligrosos. ¿Para qué arriesgarse? Solo hay una cosa más cara que la salud: el tratamiento.

5. Nariz

Tocar la nariz con las manos y, peor aún, picarla con los dedos, no está bien visto. Todo el mundo lo sabe. Pero pocas personas se ponen a pensar en la mucosa de la nariz, la cual es muy fácil de dañar con las uñas e interrumpir su correcto funcionamiento. Cuanto más sucias están las manos, más variada es la microflora sobre ellas, que no es nada beneficiosa para la nariz. También esto aumenta el riesgo de resfriarse.

4. Boca

La mayor parte de los invitados microscópicos pasan precisamente a través de la boca. El pintalabios que te prestó tu amiga, la distracción del dentista que durante una consulta decidió contestar una llamada y no se cambió los guantes después de hacerlo, el deseo de probar frutas recién cosechadas de un árbol… Podemos seguir la lista para toda la eternidad. Sí, la saliva tiene una función antibacteriana. Pero su poder no es absoluto.

3. Ojos

La mucosa del globo ocular es el hábitat favorito de muchos organismos patógenos y virus que pueden penetrarla. Además, en ocasiones, entre las pestañas viven los ácaros. Todo esto se puede evitar, dejando a un lado la costumbre de frotarse los ojos con las manos sucias. No podrás evitar el contacto con los ojos, pero es más fácil lavarte las manos que luego luchar contra alguna enfermedad.

2. Rostro

La piel del rostro y del cuello es más delgada que en otras áreas del cuerpo, por lo tanto, es más fácil de lastimar. Los rasguños microscópicos les facilitan el acceso a los microbios. Los leucocitos neutralizan a la mayoría de los microorganismos, pero también la pequeña parte que queda es suficiente para infectarnos.

1. Oídos

La mayoría de las personas tienen el conducto auditivo demasiado angosto para que el cerumen pueda retirarse por su cuenta. Además, esto no se vería nada estético. Por lo tanto, a pesar de saber sobre el daño que causan los hisopos, seguimos usándolos. El conducto auditivo sin la protección natural antibacteriana se vuelve indefenso frente a una infección y ante los hongos que pasamos al oído con las manos sucias o los audífonos no limpiados.

Intenta no tocar la nariz, la boca, los ojos o los oídos si has tenido contacto con:

  • Animales
  • Barandillas
  • Dinero
  • Botones de un cajero electrónico o elevador
  • Perillas de puertas en lugares públicos
  • Bolígrafos de uso público
  • Pasamanos

No uses las cosas de la lista de abajo si no te pertenecen solo a ti:

  • Peines y cepillos
  • Objetos para hacer manicura
  • Flor de baño
  • Cepillo de dientes
  • Ropa interior

 

“Si el artículo fue de tu interés compártelo con tus amigos”

Compartir

Comentarios