Estudio científico revela que la tarjeta de crédito engorda

Salud 2414 Visitas

En los últimos años, el uso de tarjetas de crédito y débito se ha disparado en Estados Unidos, y las barrigas de sus ciudadanos han crecido proporcionalmente. El estadounidense promedio lleva 4,4 tarjetas en su billetera y un tercio de los adultos de los Estados Unidos son obesos en la actualidad, por encima del 23% en 1988. Cuando pagamos con dinero plástico somos más propensos a comprar alimentos poco saludables, advierte un estudio realizado en EEUU. El estadounidense promedio lleva 4,4 tarjetas en su billetera y un tercio de los adultos son obesos

tarjeta de credito engorda

 Pero, ¿marca la diferencia la forma de pago cuando se trata de comprar alimentos poco saludables? Según estos investigadores, la respuesta es sí.

 “Si te gusta el cheesecake, ese deseo activa las neuronas y se apodera de una parte de del proceso de pensamiento,” dice el profesor Thomas. “Cuando se utiliza el dinero en efectivo, se está tratando de frenar el impulso del deseo por el cheesecake”.

 Las compras como las galletas son impulsivas por naturaleza, mientras que la compra del yogurt bajo en grasa y la avena tiende a ser contemplativa. Por ello, utilizar dinero en efectivo tendrá un impacto menor en la compra de alimentos más virtuosos, porque ya eran compras consideradas.

 “La gente se siente un dolor físico cuando gasta efectivo”, afirma el profesor Thomas. Sin embargo, con plástico, la gente siente menos dolor cuando gasta.

 Algo de esto, por supuesto, varía dependiendo del individuo. Algunos de nosotros vamos a comprar el pastel sin importar cómo paguemos por él. Sin embargo, existen diversos grados en que un comprador siente el aguijón del gasto al pagar con dinero en efectivo.

 Para descubrir la conexión entre la comida chatarra y los métodos de pago con plástico, los investigadores observaron durante seis meses las compras de 1.000 hogares seleccionados al azar. Los investigadores encontraron que los compradores que pagan con crédito o débito tenían una mayor proporción de artículos no saludables que los que pagaron con efectivo.

 Posteriormente, los investigadores llevaron a cabo un experimento controlado. En una tienda “falsa” con 10 productos de vicio y 10 productos de virtud, los sujetos fueron divididos en dos grupos. A una mitad se les dijo que todos los métodos de pago eran aceptados. A la otra mitad se les dijo que sólo podían usar efectivo. El mismo efecto visto con los 1.000 compradores, en el que el efectivo reducía las compras, fue observado.

 Aunque la investigación muestra que las tarjetas de crédito influencian el comportamiento de los consumidores, la investigación sobre la comida poco saludable nos muestra cómo los métodos de pago pueden impactar nuestras compras. “A menudo los economistas asumen que todo el dinero es el mismo”, dice Thomas. “Ese no es el caso”.

engordar con tarjeta de credito

También llamó la atención de los investigadores el hecho de que no hubiera una diferencia significativa entre el pago con crédito y con débito, pese a que los dos tipos de tarjeta conllevan consecuencias económicas diferentes. Las tarjetas débito esencialmente funcionan como pagos de efectivo que son retirados de la cuenta corriente, mientras que las tarjetas de crédito ofrecen pagos que cuentan con sus propios términos de pago, usualmente con altos intereses. Estas diferencias no se notaron al momento de escoger entre comida saludable y no saludable. El plástico fue plástico.

 Podría concluirse que aquellos que quieran comenzar una dieta deberían dejar sus tarjetas en casa y armarse de un fajo de billetes cuando vayan a hacer mercado. ¿O a caso la conveniencia del plástico vence a la lucha por recortar calorías?

 “Hay una parte no trivial de la población que encuentra que es un reto el controlar los impulsos”, dice Thomas. Así que quizás hay que dejarlos que coman pastel, pero pagado con efectivo.

Para dejar de engordar, deje de tarjetear

Los investigadores pusieron en práctica diferentes experimentos y todos llegaron a la misma conclusión. Si usted usa tarjetas de crédito, es más propenso a gastar por impulso y comer comida grasosa. Y el resultado es que su cartera y su cintura van a sufrir el impacto de sus decisiones.

 Por años los estudios muestran que las personas gastan más cuando usan el plástico. El gastar en efectivo registra como dolor en tu cerebro. Pero cuando desliza la tarjeta, el comprar algo que verdaderamente no necesita es más fácil. Ni piense gastar dinero de esa manera. ¡Aguas!

 Cuando usted va al supermercado y lleva efectivo va a ser más fácil comprar sólo lo que puso en su lista. Haga un plan, su lista de despensa, antes de salir de la casa y sígalo.

 Algo extraordinario del efectivo es que cuando se acaba, se acaba. Y esto le previene que gaste de más y también previene que consuma comida chatarra con una tarjeta.

tipsaludable

 Se trata de disciplina, ¿apoco no? Cuando usted toma control en un área de su vida, otras áreas van a cambiar también. Por ejemplo, es común que cuando alguien pone estos principios en práctica y se está librando de su deuda, también empieza a hacer ejercicio, pierde peso o tiene mejor comunicación en el matrimonio.

 La disciplina es la conexión entre el bienestar financiero y su estado físico. En su vida diaria, la disciplina se refiere a todas esas pequeñas decisiones que en sí son insignificantes pero todas juntas lo llevan a la meta. Si hay un pasillo en el supermercado que usted debe evitar, no pase por ahí y así se evita comprar chatarra y los pantalones le quedarán mejor. Haga que cada dólar que gaste, cuente en el supermercado. Viva bajo un presupuesto, use el sistema de sobres y gaste menos de lo que gana.

 Todo esto es sentido común y le van a ayudar a mantenerse disciplinado con su dinero y su salud. Su cintura se lo agradecerá.

Compartir

Comentarios