Posteo una foto de un hombre que muy escualido, su hermano vio esa foto en línea.

Noticias 898 Visitas

El número de personas sin hogar cada vez va más en aumento, aunque son muchas las personas que siguen su camino hay muchas que por el contrario tienen toda la disposición de ayudar. Johnny Servantez usualmente seguí con su vida hasta el día en que vio a Johnny Rhoades. Rhoades estaba en Indianapolis, fuera del mercado de pulgas y necesitaba ayuda. Servantez volteó a verlo porque el hombre no lucía como un clásico mendigo.

I had to give this poor guy some money. I NEVER give panhandlers money because they are 99.9% bullshit. But this guy's…

Posted by Johnny Servantez on Saturday, September 23, 2017

Rhoades estaba muy escuálido que parecía que su estómago tocaba su espalda. Servantez fue en contra de sus reglas y le dio al hombre algo de dinero. Luego tomó una fotografía para publicarla. En dicha fotografía colocó la ubicación y pidió a cualquiera que se encuentre cerca se detuviera para dar una ayuda. La imagen comenzó a circular en redes sociales hasta que la vio la última persona que alguien se habría imaginado, el hermano del hombre de la calle.

Danny Rhoades admitió que la imagen lo hizo sentirse mal del estómago. No podía lidiar con el hecho de que alguien pudiera verse así de mal o vivir este tipo de vida. No había visto a su hermano en años porque habían perdido el contacto cuando su madre murió. El momento en el que Danny vio a su hermano, supo que tenía que ayudarlo. El problema era que Johnny ya no estaba ahí, se había movido.

Internet se negó a que esta historia terminara ahí. Amy Renae Smith no estaba relacionada con la familia, pero quería mucho ayudar. Creó una página en Facebook para que las personas pudieran compartir cualquier detalle que tuvieran, así como algún consejo. Hizo falta mucho trabajo de numerosas personas, pero encontraron a Johnny y se reunió con su hermano el 25 de septiembre.

Smith subió una publicación a la página en Facebook que contaba que los hermanos se habían reencontrado y que la historia había tenido el final feliz que todo el mundo estaba esperando. Dijo que Johnny Rhoades tenía ahora tres comidas, ropa limpia, agua caliente para bañarse, una cama de tamaño king, una habitación para él, televisión por cable, un microondas, un refrigerador con comida y una Pepsi. Está descansando y está feliz.

La vida puede dar un giro inesperado, a veces nuestras acciones pueden ayudar a otros como en este caso. Si te gusto, compártelo con tus amigos y familiares. No olvides dejar tu opinión en comentarios.

Compartir

Comentarios