¿Te rascas? ¿te arde? ¿te duele? ¡Alerta!, puede estar padeciendo de 1 nueva enfermedad en tu zona íntima sin saberlo

Noticias 2784 Visitas

Las Infecciones por Transmisión Sexual (ITS o ETS) se pueden producir por unos 30 tipos de bacterias, virus y parásitos conocidos, que se propagan a través de la práctica de relaciones sexuales entre personas.

Las ETS no respetan orientación sexual, edad o nivel socioeconómico; todos somos susceptibles de contraerlas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Aunque todos conocemos las principales ETS que existen y sabemos cómo protegernos, un grupo internacional de investigadores ha descubierto en Japón una nueva cepa de estas enfermedades.

LA CERVICITIS

La zona íntima femenina es sumamente delicada. Requiere de cuidados muy especiales, además es necesario que se mantenga una higiene impecable. Cada vez son más las mujeres que padecen de malestares en esta área del cuerpo, debido a que no saben cuáles son las atenciones que deben tener con su zona vaginal.

La afección más común es una inflamación del tejido del cuello uterino. Esto produce molestias como picazón, hinchazón, ardor al orinar, dolor durante el sexo, flujo vaginal grisáceo o amarillo, además se presenta un sangrado anormal después de las relaciones íntimas, especialmente cuando se ha consolidado la menopausia.

Esta inflamación se conoce como cervicitis. Puede producirse por enfermedades de transmisión sexual, por parásito Trichomonas vaginalis o por alergia al látex, por algún dispositivo insertado en el área pélvica. Esto puede afectar a las mujeres durante toda su vida y, aunque no es mortal, si genera grandes molestias.

LA CERVICITIS ES MUY COMÚN, PERO SE PUEDE EVITAR

Entre las principales causas de esta enfermedad se encuentran las siguiente:

  • Promiscuidad.
  • En algunos casos, el uso de preservativos.
  • Antecedentes de infecciones de transmisión sexual.
  • Actos sexuales de riesgo para la vagina.
  • Sexo a temprana edad.
  • Estar con parejas que han tenido una infección de transmisión sexual como: gonorrea, virus de papiloma humano (VPH), tricomoniasis.

RECOMENDACIONES

Evitar los irritantes químicos, como las duchas vaginales y las toallas sanitarias con olor o perfume.

Verificar que cualquier objeto extraño que se inserte en la vagina como los tampones o métodos anticonceptivos, estén colocado apropiadamente.

Mantener una higiene adecuada: Seguir las recomendaciones sobre la cantidad de tiempo que se debe dejar el objeto dentro y con qué frecuencia se debe cambiar o limpiar.

Corroborar que su pareja esté libre de cualquier enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Ser fiel entre la pareja.

Usar un condón cada vez que se piense tener relaciones sexuales para reducir el riesgo de contraer una ETS.

Se recomienda acudir al ginecólogo cada 6 meses o 1 año para revisar que todo esté en orden.

Compartir

Comentarios