La cuestión es que la mujer no lo engañaba con nadie extraño