La noticia de la ceremonia se esparció como pólvora y entonces pasó lo inimaginable