Las malas rupturas nos dejan vacíos desolados