Un nacimiento nada común acaba de darse en el sur de África